Se lleva a cabo en México el 36 Periodo de sesiones de la CEPAL

Date: Thursday, May 26, 2016

Luiza Carvalho, Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, participa en México en el 36 Periodo de sesiones de la CEPAL

Del 23 al 27 de mayo, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) desarrolla, en la Ciudad de México, el trigésimo sexto periodo de sesiones, la reunión bienal más importante del organismo regional de las Naciones Unidas. Durante el periodo de sesiones, la Secretaría de la CEPAL presentó el documento de posición “Horizontes 2030: la igualdad en el centro del desarrollo sostenible”, en el que se examinan las políticas y las alianzas necesarias para avanzar en la región hacia una trayectoria de desarrollo sostenible que asegure mayor igualdad y sostenibilidad ambiental.

Alicia Bárcena, Secretaría Ejecutiva de la CEPAL, reconoció el liderazgo de México, país anfitrión, en la construcción y el seguimiento de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), “La Agenda 2030 es nuestra, de todos los países y de la sociedad entera. Es una agenda universal, un proyecto colectivo”.

Desde ONU Mujeres reconocemos que en América Latina y el Caribe se han dado importantes avances hacia la igualdad de género, con resultados como:

  • La aprobación de avanzados marcos legales y políticas públicas, en consonancia con los compromisos internacionales de derechos humanos de las mujeres.
  • La creación y el fortalecimiento de la institucionalidad para la igualdad de género y el avance de las mujeres con rango ministerial en 12 países.
  • La mejora de los instrumentos para planificar y presupuestar con perspectiva de género institucionalizados en 14 países.
  • La inclusión de medidas afirmativas, para acelerar la participación política de las mujeres, siendo la región con mayor avance en legislar la democracia paritaria.
  • El incremento de la participación de las mujeres en el mercado laboral, así como el aumento de su poder adquisitivo. Sin embargo, la plena inclusión económica de las mujeres es un desafío urgente.
  • Desde que se aprobó el convenio 189 de la OIT, Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, con Uruguay como primer país en ratificarlo a nivel mundial en 2012, 12 países de la región lo han hecho, constituyendo más de la mitad del total de los 22 países que han ratificado el Convenio.
  • Los países cuentan con marcos normativos para eliminar la violencia hacia las mujeres. A la fecha, 16 países han tipificado el femicidio/feminicidio en sus códigos penales.
  • Finalmente, destaca el desarrollo y la utilización de estadísticas de género sobre el uso de tiempo, el trabajo no remunerado, la violencia contra las mujeres, o la pobreza multidimensional, con un claro liderazgo de México en la región, a través del INEGI y el INMUJERES.

Por su parte, en la mesa de discusión “Dimensión regional del seguimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, Luiza Carvalho, Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, señaló: “Los avances de las dos últimas décadas son significativos y asociados a los acuerdos internacionales de los derechos de las mujeres. Desde ONU Mujeres el llamado que hacemos es a trabajar de forma acelerada y solidaria, recursos y rendición de cuentas para apoyar las metas transformadoras que materialicen la visión conjunta de un planeta sin discriminación y con igualdad para las mujeres, los hombres, las niñas y los niños de aquí a 2030. Por ello, nuestro llamado es “Por un Planeta 50-50 en 2030: Demos el paso para la igualdad de género”.

ONU Mujeres propone utilizar la plataforma que ofrecen los Objetivos de Desarrollo Sostenible para alcanzar una Región 50-50 al 2030 a través de seis propuestas para hacer realidad el objetivo de la igualdad sustantiva, en los resultados:

  1. Asegurar una agenda de trabajo que reconozca las distintas manifestaciones de la discriminación y las múltiples desigualdades que recaen sobre las mujeres. En este sentido, es fundamental reconocer los aportes y las agendas de las mujeres indígenas y afrodescendientes, rurales y todas las diversidades.
  2. Ampliar las fronteras de lo que hacemos. Nos encontramos ante una confluencia de agendas viejas, inacabadas y agendas nuevas. Las agendas nuevas versan sobre lo urbano, el consumo y producción responsable, sobre el cambio climático y también sobre los hombres, las paternidades, las masculinidades y una revolución del cuidado que hoy recae desproporcionadamente sobre las mujeres para un nuevo paradigma de corresponsabilidad del cuido, entre estado, empresas, hombres y mujeres.
  3. Las evidencias demuestran que hay que blindar e incrementar el financiamiento para la igualdad de género y las políticas sociales y económicas bien diseñadas contribuyen fuertemente a esto.
  4. Un llamado a un pacto y una inversión sin precedentes para poner fin a la violencia contra las mujeres. El fin de la impunidad y el acceso a la justicia es el centro de la respuesta. Hoy, día naranja como cada 25 de mes sumemos acciones sostenidas para este propósito.
  5. Mecanismos Nacionales de las Mujeres con poder de influencia, recursos adecuados y decisión dentro de los gobiernos, y en constante diálogo con las organizaciones de las mujeres y feministas.
  6. La noción de Estado y democracia paritaria, que ONU Mujeres promueve, significa transformaciones cuantitativas y cualitativas en todos los sentidos, desde el ambiente doméstico hasta la participación política, pasando por la economía, la ciencia y la tecnología.

En las sesiones se contó con el mensaje de Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas; Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; Claudia Ruiz Massieu, Secretaria de Relaciones Exteriores de México; Federica Mogherini, Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Susana Malcorra, Canciller de Argentina; entre otros/as representantes de alto nivel.

Palabras de Luiza Carvalho en el Trigésimo sexto período de sesiones de la CEPAL