“Necesitamos que cada país desarrolle un programa integrado para mujeres, niños y adolescentes”

La Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, presentó el Compromiso para la Acción para poner en marcha en América Latina y el Caribe la Estrategia Mundial para la salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente, que presenta una hoja de ruta para abordar las desigualdades que afectan la salud de esta población

Fecha: jueves, 6 de julio de 2017

todas las mujeres todos los niños ONU Mujeres
Foto: Every Women Every Child.

Países de América Latina y el Caribe acordaron trabajar para poner fin a la mortalidad prevenible de mujeres, niños, niñas y adolescentes para 2030, y desarrollar acciones efectivas para que esa población prospere y transforme el mundo.


El Compromiso para la Acción de Santiago para la implementación de la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente (2016-2030) reconoce que las metas son “ambiciosas pero alcanzables” y llama a los países a “tomar las acciones necesarias para lograr que las personas realicen su derecho a obtener el más alto nivel posible de salud”.

todas las mujeres todos los niños
Foto: Every Women Every Child


“Necesitamos que cada país desarrolle un programa integrado para mujeres, niños y adolescentes, fortaleciendo componentes de la estrategia, tales como el desarrollo de la primera infancia; la salud y el bienestar de los adolescentes; la mejora en la calidad, equidad y dignidad en los servicios de salud; los derechos sexuales y reproductivos; el empoderamiento de mujeres, niñas y comunidades; o soluciones a crisis humanitarias o situaciones de mayor fragilidad en nuestra región”, afirmó la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, durante la Reunión de Alto Nivel Todas las Mujeres, Todos los Niños, Todos los Adolescentes, que tiene lugar en Santiago de Chile hasta el 4 de julio. Bachelet es la copresidente del Grupo de Alto Nivel para la Implementación de la Estrategia Mundial para la salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente, lanzada por el Secretario General de las Naciones Unidas como una hoja de ruta para mejorar la salud y las condiciones de vida de todas las mujeres, niñas y niños y adolescentes del mundo, sin dejar a nadie atrás.

“Sabemos que la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres son centrales para lograr los objetivos de desarrollo sustentable y la Agenda 2030. Esto requiere de mujeres, adolescentes y niñas sanas, que tienen condiciones para ejercer todos sus derechos, incluyendo los sexuales y reproductivos, y el compromiso de los Estados para promover e invertir en su salud, educación y oportunidades económicas, entre otras”, explicó Luiza Carvalho, directora de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe.

“Es esencial garantizar la participación de las organizaciones de mujeres en su diversidad, y que sean escuchadas y tomadas en cuenta sus opiniones para lograr estos objetivos y así construir un Planeta 50-50. Las mujeres caribeñas y latinoamericanas, han demostrado, a pesar de los tiempos difíciles y múltiples desafíos, ser capaces de cosechar logros, sobreponerse a reveses e inspirar a las mujeres del mundo”.

Se estima que en la región más de 6.200 mujeres murieron en 2015 por complicaciones durante el embarazo y el parto, la mayoría de las cuales se puede prevenir. Además, alrededor de 196.000 niños menores de 5 años fallecen en América Latina y el Caribe cada año, de ellos, el 85% tenían menos de 1 año. Por su parte, la salud de los adolescentes y sus posibilidades de prosperar se ven condicionadas por desigualdades de acceso a la salud, la educación y oportunidades de empleo. La región tiene una de las tasas de natalidad adolescente más altas del mundo y entre sus principales causas de muerte figuran los homicidios (24%), los accidentes viales (20%) y los suicidios (7%).

En el documento, las autoridades asistentes reconocen que “la existencia de inequidades entre y dentro de los países de la región representa la amenaza más grande para el desarrollo regional”. El Compromiso para la Acción de Santiago, indican, trabajará para movilizar y catalizar la acción hacia el logro de los objetivos que la impulsa la Estrategia Mundial.

Asimismo, los países asistentes se comprometen a abordar las desigualdades en género, étnica y derechos humanos para que nadie quede atrás, teniendo en cuenta que estas dimensiones se entrecruzan y se solapan en situaciones de discriminación, especialmente hacia las mujeres, niños, niñas y adolescentes más pobres.

El Compromiso para la Acción reconoce como acciones prioritarias la reducción de las inequidades en salud de acuerdo a las normas y principios de los derechos humanos, con especial atención a las poblaciones vulnerables; la priorización de la calidad en el acceso universal a los servicios de salud; el fortalecimiento de la cooperación entre países para abordar contextos específicos; y la promoción de acciones multisectoriales dentro y entre los países.

“Las inequidades en salud no solo son injustas, también amenazan los avances que hemos logrado en las últimas décadas, y ponen en peligro el crecimiento económico y desarrollo social” de América Latina y el Caribe, afirmó Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud. “Tenemos la obligación de asegurarnos de que las acciones políticas alcancen primero a las personas más desfavorecidas y que luego beneficien gradualmente también a cada mujer, niño, niña, y adolescente en nuestra región”, señaló Etienne.

Para Alicia Bárcenas, secretaria ejecutiva de CEPAL, la Agenda 2030 es “civilizatoria, indivisible y universal que aspira a una prosperidad compartida”. “La apuesta de esta reunión es la igualdad respecto a la titularidad de derechos. Y la propuesta es crear un nuevo pacto político para pasar de la cultura del privilegio a la cultura de la igualdad”, enfatizó. Añadió que desagregar la información es un mandato de la Agenda 2030: “lo que no se mide, no importa y hay que romper el silencio estadístico”.

La Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente recomienda paquetes de intervenciones que los países pueden aplicar para evitar las muertes prevenibles de mujeres, niños y adolescentes, entre ellas, la vacunación, la nutrición adecuada, la lactancia materna exclusiva, el acceso a agua segura y saneamiento adecuado, la educación y oportunidades de empleo para las mujeres, acceso a servicios de salud de calidad, e información y acceso a métodos de salud sexual y reproductiva.

“Necesitamos ver más allá de la sobrevivencia, y apuntar a que los niños puedan desarrollar todo su potencial. Los determinantes sociales de la salud requieren una agenda multisectorial. Debemos trabajar en salud no sólo para mejorar los indicadores sanitarios, sino también como la base para alcanzar el cumplimiento de todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, indicó Nana Taona Kuo, gerente senior de Todas las Mujeres, Todos los Niños.

“Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son fundamentalmente sobre exclusión e inequidad. Y ya no se trata de norte o sur, sino que incluso dentro de los países hay exclusión”, puntualizó Luiz Loures, subsecretario general de las Naciones Unidas y director ejecutivo adjunto de ONUSIDA. Loures reconoció el liderazgo de la región para la implementación de la Estrategia Mundial: “América Latina y el Caribe son los primeros en tener una coordinación regional [EWEC LAC]. Hay mucho por hacer aún pero ya hay miras de trabajar en una sola dirección y eso es fundamental para involucrar a América Latina”.

todas las mujeres todos los niños
Foto: Every Women Every Child.

El encuentro convocó a los ministros de Estado (Salud o Desarrollo Social) de Barbados, Brasil, Chile, Cuba, Guatemala, México, Uruguay, entre otras autoridades gubernamentales. También participó la esposa del Primer Ministro y Enviada Especial para la Mujer y los Niños de Belice, Kim Simplis Barrow. Asimismo, intervinieron la directora regional de UNICEF, Maria Cristina Perceval; el director regional de UNFPA, Esteban Caballero; el director regional de ONUSIDA, César Núñez; la representante del Banco Interamericano de Desarrollo, Emma Iriarte; la representante de USAID, Katie Qutub; y el representante de la oficina de Chile del Banco Mundial, Gastón Blanco.


***********

Acerca del Movimiento Regional para América Latina y el Caribe de la Estrategia Mundial para la Mujer, el Niño y el Adolescente– EWEC LAC

Para apoyar a la región en la adaptación e implementación de la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente, se decidió transformar la iniciativa “Una Promesa Renovada para las Américas (APR LAC)” en el Mecanismo Coordinador de la Estrategia Mundial para América Latina y el Caribe. Las agencias que componen el Mecanismo Coordinador de la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente en el contexto de América Latina y el Caribe son: Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Mundial, Agencia de Estados Unidos de Asistencia para el Desarrollo (USAID), Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Fondo de las Naciones Unidas para la Población (UNFPA), la Organización Panamericana/Mundial para la Salud (OPS/OMS) y el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA).

Vea la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente.