Desde mi perspectiva: “Una buena parte de ser feminista tiene que ver con asegurarnos de que las mujeres jóvenes sepan que tienen derechos”

Sophia Pierre-Antoine ha vivido varios golpes de Estado en Haití, y atestiguado el aumento de la violencia contra mujeres y niñas a su alrededor. Su feminismo la ha llevado a trabajar con niñas y mujeres jóvenes para poder romper ese ciclo de violencia.

Fecha: viernes, 4 de agosto de 2017

Sophie Pierre-Antoine. Photo: UN Women
Sophia Pierre-Antoine. Foto: ONU Mujeres

icon He sido una feminista desde que tengo memoria. Nací en 1991, año en que tuvo lugar el golpe de Estado haitiano. Desde entonces, hemos tenido muchas convulsiones políticas.

La inestabilidad política de Haití, junto con la pobreza y la falta de oportunidades, ha hecho nuestras vidas aún más difíciles. También ha dado lugar a un aumento de la violencia contra las mujeres. En el último golpe de Estado de 2004, por ejemplo, muchas mujeres que conocí fueron secuestradas y asesinadas.

Las feministas haitianas son muy activas sobre cuestiones polémicas, como el aborto, los derechos de las personas LGBTQI, y como resultado, ha habido más violencia (dirigida a nosotras). Es una sociedad muy patriarcal, y tan sólo hablar de los derechos de las mujeres, o hablar de algo tan simple como la menstruación, se considera un tabú.

En el Centro Juvenil, trabajo con niñas de 6 a 18 años, procedentes de grupos marginados y situaciones difíciles. Les proporcionamos una comida caliente de lunes a sábado, y a veces, esa es la única comida que consiguen en el día.

Organizamos talleres y hablamos sobre violencia de género, derechos sexuales y reproductivos, alfabetización financiera y autoestima. Muchas de las niñas que acuden al centro son sobrevivientes y necesitan apoyo psicosocial. Hay un montón de desaprendizaje que hacer. A veces, una niña venía al centro y me decía que había sido violada por su padre. Pero también había visto cómo abusaba de su madre y de su hermana, y ella piensa que esto es normal o esperado.

Creo que una gran parte de ser feminista es asegurarse de que las mujeres jóvenes sepan que tienen derechos y que tienen autonomía corporal; que puedan decir no ... y, debe haber recursos para ayudarlas a sanar."

 


ODS 5: Igualdad de género
ODS 16: Paz, justicia e instituciones sólidas

Sophia Pierre-Antoine, de 25 años, es coordinadora del programa de la Asociación Cristiana de Mujeres Jóvenes (YWCA) en Haití. Una auto-proclamada feminista, trabaja con chicas jóvenes, procedentes de los barrios marginales más grandes de Haití y zonas desfavorecidas, para enseñarles sobre sus derechos y su autonomía corporal. Recientemente, participó en la primera consulta regional sobre Juventud, Paz y Seguridad en la Ciudad de Panamá, organizada por ONU Mujeres, UNFPA, PNUD, UNESCO, ACNUR, Constructores de Paz de la ONU, la Organización de Estados Americanos y la Organización Juvenil Iberoamericana en la Ciudad de Panamá . El evento reunió a 63 líderes juveniles de la región para discutir temas que impactan a los jóvenes y avanzar en su papel en la construcción de un mundo pacífico. El trabajo de Pierre-Antoine contribuye al Objetivo de Desarrollo Sostenible 5, que promueve la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y apunta a eliminar todas las formas de discriminación y violencia contra mujeres y niñas, así como el ODS 16 que promueve sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible .
Lea más historias en la serie editorial "Desde mi perspectiva...".

Por un planeta 50-50 en 2030: Demos el paso por la igualdad de género