Día Mundial Humanitario

Declaración de ONU Mujeres con ocasión del Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

Fecha: jueves, 17 de agosto de 2017

Cada año, el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria es un tributo a las trabajadoras y los trabajadores humanitarios que arriesgan sus vidas para ayudar a millones de mujeres, hombres, niñas y niños atrapados en entornos de crisis. ONU Mujeres se enorgullece de su personal, y del personal de sus entidades asociadas, que trabaja en crisis humanitarias de todo el mundo, ya sean estas prolongadas, como las de las zonas cercanas a Siria o el lago Chad, o más imprevistas, como los deslizamientos de tierras y las lluvias que actualmente afectan a Sierra Leona.

Este año nos centramos en la cuestión de la población civil atrapada en situaciones de conflicto. ONU Mujeres presta todo su apoyo a la campaña de las Naciones Unidas #NotATarget y exigimos de nuevo, tal y como obliga el derecho internacional humanitario, que la población civil no sea un objetivo del conflicto armado. Este colectivo no debe pagar el precio de las partes en disputa cuyos intereses le son ajenos. Sin embargo, sabemos con certeza que las y los civiles son a menudo los principales objetivos de las guerras que se libran hoy en día, y que éstas son la principal causa individual de las crisis humanitarias.

Estas violaciones del derecho internacional humanitario han generado una crisis de protección mundial. Los efectos sobre la población civil son devastadores: las bombas y los misiles destruyen escuelas, hospitales, mercados y lugares de culto. Niñas y niños son rescatados de los escombros en los que se han convertido sus hogares. Cada día, las niñas mayores se ven cada vez más expuestas al matrimonio precoz y forzado y a los niños mayores se les recluta a la fuerza en grupos armados. La violencia sexual y de género sigue destrozando vidas y socavando la cohesión comunitaria.

Esto es especialmente cierto en el caso de las mujeres y las niñas. Cerca del 60 por ciento de las muertes maternas que se pueden evitar tiene lugar en entornos de conflicto, desplazamiento o desastres naturales; las niñas tienen 2,5 veces más probabilidades de no estar escolarizadas en países en conflicto; y, según informes, una de cada cinco mujeres refugiadas o desplazadas sufre violencia sexual, si bien las cifras reales podrían ser mucho más altas. Las crisis también aumentan drásticamente el número de mujeres que sostienen a sus familias solas: en Yemen, la proporción de hogares en los que la mujer es la cabeza de familia ha aumentado del 9 al 30 por ciento durante la crisis actual. Independientemente de la métrica que se utilice, la igualdad de género debe ser una prioridad urgente de la acción humanitaria. Pero, de momento, esto no es así. En 2014, sólo el 4 por ciento de los proyectos de llamados interinstitucionales de las Naciones Unidas se destinaron a mujeres y niñas, y solamente el 1 por ciento de los fondos para estados frágiles se asignaron a grupos de mujeres o ministerios de asuntos de la mujer.

Las mujeres y las niñas representan nuestro recurso más desaprovechado en la respuesta humanitaria. Las mujeres son líderes de sus familias, comunidades y sociedades, e impulsan respuestas efectivas a las crisis. Cuando reciben apoyo para desempeñar este papel de liderazgo, ellas son los verdaderos actores humanitarios, las que protegen a niñas y niños, a las personas enfermas, a las personas de edad y a otros grupos vulnerables de una manera mucho más eficaz de lo que pueda hacer ninguna organización internacional. Son las mujeres y las niñas las que saben lo que se necesita y lo que funciona, lo cual es información necesaria para llevar a cabo una respuesta humanitaria efectiva.

En el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, debemos unir nuestros esfuerzos para cambiar el statu quo, a favor de las mujeres y las niñas, y a favor de toda la población civil atrapada en situaciones de crisis.

Las mujeres en la acción humanitaria

El 19 de agosto de este año, Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, las Naciones Unidas, junto a socios, instan a proteger a civiles, trabajadoras y trabajadores humanitarios, y todas aquellas personas afectadas por conflictos. Lea más

Por un planeta 50-50 en 2030: Demos el paso por la igualdad de género