Programa Ganar-Ganar apoya ronda de negocios de 8 millones de dólares entre mujeres del sector del café

El evento llevado a cabo durante la Semana Internacional del Café en Belo Horizonte junto con IWCA y Apex-Brasil brindó a las productoras de Brasil y América Latina acceso al mercado internacional

Fecha: martes, 11 de diciembre de 2018

Mujeres productoras y compradoras de café y representantes de las instituciones que han organizado el evento
Foto: ONU Mujeres/Gabriel Santos

El Programa Ganar-Ganar: La igualdad de género es un buen negocio, promovido por ONU Mujeres, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Unión Europea (UE), en asociación con la Agencia Brasileña de Promoción de Inversiones y Comercio (Apex-Brasil) y la Alianza Internacional de Mujeres en el Café (IWCA), estuvieron presentes en la Semana Internacional del Café, del 7 al 9 de noviembre de 2018 en Belo Horizonte, la capital del estado con la producción más grande de Brasil (Minas Gerais) y organizaron más de 150 reuniones de negocios centradas en mujeres. En total, los negocios exitosos se estimaron en más de 1.3 millones de dólares, con pronósticos de otros 5.6 millones de dólares dentro de un año, sumando 8 millones de dólares.

El evento presentó varias acciones a miles de profesionales de todo el mundo, centrados en el mercado de consumo, conocimiento, innovación, negocios y espíritu empresarial. Mujeres de países como Brasil, Costa Rica, Panamá, Guatemala, Honduras, México, Estados Unidos y Japón asistieron, expusieron, aprendieron, intercambiaron experiencias, hicieron historia y cambiaron este escenario, en gran medida masculino.

La alianza entre el Programa Ganar-Ganar y la IWCA fue posible gracias a la articulación de la directora regional de la ONU Mujeres para América y el Caribe, Luiza Carvalho. Presente en Brasil con más de 400 asociadas, la IWCA tiene representación en otros 21 países. La Fundadora de IWCA Brasil, Josiane Cotrim, no puede negar la emoción de compartir las historias de éxito de mujeres cafeteras. "Están abandonando sus propiedades, buscando la capacitación y la innovación tecnológica y están cada vez más conectados con las demandas del mercado internacional. Poder conocer a estas guerreras en persona durante este evento, vivir historias de éxito en un papel de liderazgo y ser galardonada es una alegría única", señaló.

Adriana Carvalho, Experta en el Sector Privado del Programa Ganar-Ganar en Brasil, explicó que el empoderamiento económico de las mujeres es uno de los objetivos principales del programa, cuya área de acción no se limita al acceso a las mujeres a sus propios ingresos, también al control y aplicación de estos recursos y la capacidad de reconocer sus derechos y demandas.

“Hemos sido testigos de historias compartidas por mujeres de diferentes países sobre cómo superar desafíos, que encontraron en el café su manera de derribar las barreras del prejuicio, la superación de la miseria y el desempleo, además de contribuir a mejorar la vida de sus comunidades. Esto es ya un avance muy importante para todas las instituciones involucradas”, dijo Adriana Carvalho.

Con respecto a los incentivos de exportación, la asociación se basa en la Agencia Brasileña de Promoción de Inversiones y Comercio (Apex-Brasil), que mantiene una línea de acción orientada hacia el empoderamiento de las mujeres a través de las exportaciones y la inversión de impacto. Cinco importadores e importadoras de Brasil, del extranjero y más de 40 productoras y productores de café en América Latina participaron en la ronda de negocios, con una certificación comercial justa y sostenible, además del café orgánico. “Estos tipos de café tienen un valor agregado, y el comercio lo ha reconocido. Sabemos que las mujeres económicamente empoderadas cambian el estándar de hacer negocios y la realidad donde viven”, dijo Adriana Rodrigues, Gerenta de Proyectos de Sustentabilidad.

Historias de superación

La productora Lena Oliveira Brasil durante reunin del evento
La productora Lena Oliveira (Brasil), durante una reunión del evento. Foto: ONU Mujeres/Gabriel Santos

La productora María Elena Oliveira es un ejemplo vivo de la fortaleza de las mujeres en el café. A pesar de todos los sacrificios por los que ha pasado, como el hambre, el frío y las largas horas bajo el sol, no duda en hacer del café su motivo de vida. "Dona Lena", como le gusta que la llamen las personas, nació en Goioerê, ciudad en interior del estado brasileño de Paraná. Cuando tenía diez años, ya ayudaba a su padre con la pequeña granja de su familia. En su juventud, la crisis del café los hizo abandonar el estado y, sin dinero, pero con fuerza y valor de sobra - se mudaron a Rondônia, en la región de Amazonia.

Después de unos años, luego de haber sido madre de cinco hijos y haberse divorciado de dos esposos, ella siguió adelante. Trabajó duro en los cultivos de otras personas hasta que pudo construir su propia casa en la granja de sus padres. Hoy nos dice con orgullo que ella crió sola a sus cinco hijos plantando café. "No puedo leer ni escribir, pero quería que mis hijos llevaran una vida diferente a la que yo tenía. Y lo hice. Ya todos han crecido", celebra.

Ana Laura Montoya, productora de Costa Rica, señaló el aumento de oportunidades en la economía de la producción de café para las mujeres. “No sabíamos nada de café. En realidad, teníamos una pésima taza de café. Decidimos iniciar una asociación para cambiar el difícil escenario de la comunidad. Compramos una máquina de procesamiento de café. "He hecho cosas que nunca podría haber imaginado", dijo, orgullosa del progreso que ha logrado. Además, observó que un grupo de mujeres invirtió en un proyecto para crear empleos para jóvenes en turismo y educación ambiental.

La productora guatemalteca Catarina López dijo que las mujeres participaban en todo el proceso de producción de café, pero que no estaban sacando dinero de ello. Al unirse, crecieron en fuerza, voz y espacio en este mercado y hoy gastan lo que ganan en lo que quieran. “Las mujeres ahora tienen un poder económico gracias al café y han comenzado a tomar decisiones en la comunidad. Invertimos en bibliotecas comunitarias para mejorar las condiciones educativas de los niños. Queremos un futuro mejor para ellos", agregó.

La historia de reunirse es compartida por la Asociación de Mujeres Emprendedoras del Café de la Serra de la Mantiqueira (Amecafé), de Minas Gerais. En 2016, eran 12 mujeres. Dos años después, ya son 130 productoras de café en ocho ciudades de Serra de la Mantiqueira. Para ser miembro, la mujer debe tener una tarjeta de productora rural. El objetivo es valorar a las mujeres y abrirles puertas para que crezcan como productoras y gerentes de negocios. “Antes de nuestra creación de Amecafé, los hombres decidían todo, especialmente fuera de las puertas de la granja, y nosotras solo éramos mano de obra. Hoy estamos aquí, en un evento internacional de café, intercambiando nuestro producto, calificándonos, buscando la innovación tecnológica", dijo Inês Vinci, de la junta directiva de la Asociación.

Compradores sensibilizados

No solo las mujeres compradoras reconocen el potencial del café producido por estas mujeres. Francis Mason, de Notes Coffee Roasters, en Londres, Inglaterra, cree que los clientes cada vez más exigentes aprecian cuando el café tiene un origen y una motivación. "Estaba muy entusiasmado con estas productoras y sus historias de superación, porque se convirtieron en las dueñas de las granjas y ahora están cambiando el paradigma patriarcal", dijo el comprador británico.

El empresario Rui Magalhães, de Arcomex, una empresa con sede en Belo Horizonte que importa varios productos brasileños al mundo entero, incluyendo el café, se sorprendió ante las historias que escuchó de las productoras de café que se le acercaron. "No traen solo una bolsa de granos verdes para que los probemos; traen un producto especial, un concepto, una historia, y eso es lo que quieren los consumidores, es decir, saber el origen del café que están tomando, cómo se hizo y quién lo produjo. Las mujeres tienen historias muy profundas que podremos contar y vender al mundo entero", dice Rui.

Otra compradora que estuvo en Belo Horizonte fue Phyllis Johnson, CEO de BD Imports, una empresa de importación de café con sede en Atlanta, Estados Unidos. La compañía solo compra café producido exclusivamente por mujeres de varios países del mundo, porque Phyllis sabe que las ganancias de estas productoras se revertirán al bien común. La empresa compra, tuesta, empaqueta y vende los granos a la sexta cadena de hoteles más grande del mundo (Hoteles Radisson), que solo en Estados Unidos tiene más de cien unidades. "El mercado ha reconocido el valor agregado de este café, que tiene una historia que contar, que está hecho con afecto por estas mujeres que hacen una diferencia en las vidas de sus familias y comunidades", dijo.

Miriam Aguiar dueña de la finca Cachoeira durante la visita a la propiedad
Foto: ONU Mujeres/Gabriel Santos

Finalizada la Semana Internacional del Café, representantes de instituciones que organizaron la ronda de negocios, importadoras e importadores visitaron el 10 de noviembre la Finca Cachoeira, donde Miriam Monteiro de Aguiar produce café a gran escala. La propiedad está ubicada en Santo Antônio do Amparo, 115 millas al sur de Belo Horizonte. La familia de productores de Miriam está ahora en su sexta generación. “Personalmente, el café nunca ha sido solo un producto; tiene un tremendo potencial de transformación", explica. La delegación visitó las plantaciones de café orgánico y sostenible, el vivero de café y participó en una sesión de cata.

Visita a la finca Cachoeira de propiedad de Miriam Aguiar Francis Mason a la derecha
Foto: ONU Mujeres/Gabriel Santos

El Programa Ganar-Ganar: La igualdad de género es un buen negocio
ONU Mujeres, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Unión Europea (UE) implementan desde enero de 2018 el Programa Ganar-Ganar: La igualdad de género es un buen negocio. La iniciativa promueve la igualdad de género a través del sector privado, con el objetivo de aumentar el empoderamiento económico de las mujeres y el liderazgo hacia un crecimiento sostenible, inclusivo y equitativo.

El programa Ganar-Ganar se implementa en seis países de América Latina y el Caribe – Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Jamaica y Uruguay – en colaboración con empresas y emprendedoras de la UE. Busca lograr el empoderamiento económico de las mujeres mediante el fortalecimiento de las capacidades de los actores del sector privado – empresas, emprendedoras y organizaciones de empleadores, empleadoras y emprendedoras – y destacando los beneficios económicos generados por la igualdad de género.


Informaciones para prensa:

Luiz Fernando Campos
Asesor de Comunicación
Programa Ganar-Ganar: La igualdad de género es un buen negocio
ONU Mujeres Brasil
Alameda Santos, 1165/2º andar, Jardim Paulista – São Paulo
+55 11 4810-2252/ +55 11 99921-2318
luiz.campos[at]unwomen.org