Toma cinco: "Una feminista en los roles de toma de decisiones hace la diferencia”

Fecha: jueves, 3 de mayo de 2018

Thelma Aldana. Photo: UN Women/Ryan Brown
Thelma Aldana. Foto: ONU Mujeres/Ryan Brown

Thelma Aldana es la Fiscal y Directora del Ministerio Público de Guatemala que completará su mandato en mayo de 2018. Es conocida como una defensora de los derechos de las mujeres, por la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU y por ser la fuerza detrás de la creación de tribunales especializados para casos de feminicidio y violencia contra las mujeres en 2010. Hoy en día hay 12 de estos tribunales especializados en Guatemala. ONU Mujeres ha apoyado al Ministerio Público en adoptar y aplicar la Política de Igualdad de Mujeres y Hombres y la estrategia conjunta Ministerio Público-Poder Judicial para aumentar el acceso de las mujeres a los sistemas de justicia, a través de medidas tales como incorporar una perspectiva de género y derechos de las mujeres en la investigación criminal y enjuiciamiento, incluida la aplicación del Protocolo Modelo de Investigación de América Latina para asesinatos de mujeres por motivos de género (feminicidio/femicidio); fortalecimiento de las Unidades de Fiscalías de Derechos Humanos, sobre la Mujer y contra el Delito de Femicidio; el uso de nuevas tecnologías para reportar y recolectar evidencia, y el fortalecimiento de las redes de derivación para mujeres sobrevivientes de violencia. ONU Mujeres también ha apoyado la investigación del innovador caso Sepur Zarco.

Usted es una campeona de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU en Guatemala ¿Por qué es importante la agenda de Mujeres por la Paz y la Seguridad en Guatemala y qué se necesitará para lograr la plena participación de las mujeres?

La Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU es muy importante para países que salen de un conflicto como Guatemala, porque nos permite tener en cuenta la historia del país, y las graves violaciones de los derechos humanos que enfrentaron sus pueblos durante el conflicto armado interno. El gobierno de Guatemala necesita mejorar la condición de las mujeres en el país. Fundamentalmente, lograr la plena participación de las mujeres requiere abordar la cultura patriarcal y la violencia contra la mujer, que está arraigada. El presidente debe usar su poder ejecutivo para diseñar políticas de prevención y políticas de igualdad de género que promuevan y creen las condiciones adecuadas para la participación de las mujeres y también promuevan el acceso a una sociedad justa.

Usted dirigió la creación de tribunales especiales para casos de femicidio ¿Por qué dirigió este esfuerzo y cómo funcionan estos tribunales?

Antes de que se aprobara la ley sobre el femicidio en 2008, la violencia contra la mujer se consideraba un asunto privado, y el Estado no interfería porque no podía intervenir en asuntos familiares. Cuando se adoptó la ley sobre el feminicidio, se identificó el delito como una forma específica de violencia y se reconoció la violencia contra la mujer en sus manifestaciones físicas, psicológicas, económicas y sexuales, siendo el feminicidio la máxima expresión de esa violencia.

Sin embargo, la actitud patriarcal de tolerancia a la violencia impregnó a toda la sociedad y las instituciones. Por ejemplo, los jueces les dieron más importancia a los casos de robo de un pollo que a los casos de violencia contra mujeres y niñas. En los días anteriores, una mujer acudía a la policía para presentar un caso y, en algunos casos, la policía la violaba. En los tribunales, los jueces decían: "vuelve con tu marido, atiende a tu marido, esta es la razón por la que te golpearon".

Los dos casos infames en Guatemala - Claudina Isabel Velásquez Paiz vs. Guatemala y María Isabel Veliz Franco vs. Guatemala - que fueron juzgados en la Corte Interamericana de Derechos Humanos en 2014, encontraron al Estado guatemalteco culpable de no haber investigado adecuadamente los asesinatos de ambas adolescentes. Los investigadores no respondieron a tiempo y cuestionaron la forma en que las niñas se vestían y por qué habían salido tan tarde. Estos casos expusieron aún más la cultura del patriarcado y la violencia contra las mujeres en la sociedad guatemalteca, y las sentencias me permitieron guiar la creación de tribunales especializados en femicidio y otras formas de violencia contra las mujeres, y una unidad especial de femicidio dentro de la Fiscalía Contra el Delito de Femicidio (Oficina del fiscal especial contra el crimen de femicidio).

Los tribunales especializados abordan adecuadamente los casos de violencia contra la mujer. Abordan casos de violencia física, psicológica y sexual contra las mujeres. Ahora las mujeres pueden acudir a la Fiscalía para presentar sus casos. Son recibidos por profesionales capacitados y existe un sistema de asistencia integral en el lugar, las 24 horas del día, desde la recopilación de su informe y la investigación del caso, hasta psicólogos y trabajadores sociales, y exámenes médicos en el sitio. También hay un equipo forense especializado. El año pasado más de 59 mil mujeres vinieron a buscar ayuda, y el año anterior, 56 mil.

Guatemala ha hecho historia con la sentencia Sepur Zarco ¿Por qué las reparaciones son importantes para la construcción de la paz y qué recomendarías para que se implemente la sentencia?

El caso de Sepur Zarco se inició durante mi administración. Recibimos apoyo de ONU Mujeres y otros socios para trabajar en este. Decidí liderar el caso como un caso de crímenes contra la humanidad durante el conflicto armado interno y enfatizar la esclavitud sexual que las mujeres de Sepur Zarco habían enfrentado. Ahora tenemos una sentencia con 90 y 219 años de prisión por las perpetraciones y 18 medidas de reparación. Este caso sienta un precedente. Las medidas de reparación a las víctimas son fundamentales, porque además de condenar la impunidad de nuestro pasado y reconocer el coraje de las mujeres que rompieron su silencio y denunciaron este crimen, el daño que sufrieron debe ser compensado. Es importante que las instituciones estatales involucradas en las reparaciones cumplan, pero también es importante que las organizaciones de mujeres, ONU Mujeres y la comunidad internacional acompañen el proceso de implementación.

Guatemala ha sido seleccionada como uno de los países para implementar la iniciativa innovadora UE-ONU Spotlight para hacer frente a la violencia contra las mujeres ¿Cree que Spotlight marcará una diferencia en Guatemala y cómo?

Este sigue siendo un país de cultura patriarcal y una cultura de violencia contra las mujeres. La Iniciativa Spotlight puede marcar una diferencia fundamental al enfocarse en la prevención de la violencia contra las mujeres y las niñas, y al enfocarse en combatir el feminicidio en el país. Para que esto suceda, la educación es clave para los operadores de justicia, las organizaciones de mujeres, los medios y los abogados, tanto hombres como mujeres. La Iniciativa Spotlight puede apoyar la coordinación entre varias instituciones para promover la perspectiva de la igualdad de género.

Usted es una autoproclamada feminista ¿Una feminista hace una diferencia en los puestos de toma de decisiones?

Estoy totalmente convencida de que una feminista en los roles de toma de decisiones hace la diferencia. En la Fiscalía, mi visión feminista me permitió crear espacios para mejorar el acceso de las mujeres a la justicia y poner en práctica un plan de acción que vincula la política institucional con la igualdad entre hombres y mujeres, que se creó con el apoyo de ONU Mujeres. Esta oficina es la única institución estatal que ha logrado la paridad de género.