En palabras de Virginia García Beaudoux: “Pensar que las mujeres por ser mujeres se tienen que limitar hablar sobre temas de género es una falacia de base”.

Fecha: miércoles, 12 de septiembre de 2018

Foto: ONU Mujeres

Virginia García Beaudoux, experta en Comunicación Política y Género, profesora, consultora y capacitadora internacional, autora de 11 libros y numerosos artículos, visitó Guatemala por medio de una invitación de ONU Mujeres para abrir espacios de diálogo que tuvo como resultado talleres con la cooperación internacional, periodistas de diversos medios de comunicación y un exitoso foro público en el que se analizó y reflexionó sobre la situación política de las mujeres y los retos para alcanzar la paridad democrática.

Lo que he visto en mi trabajo en todos estos años es que no importaba a qué país fuera, no importaba si era una mujer electa o si estaba compitiendo a un cargo para nivel nacional, local o municipal, a cada país que iba y con cada mujer que hablaba, hallaba las mismas historias de desigualdad. La verdad es que trabajando con todas ellas es que empecé a entender que las mujeres juegan y compiten en política en los mismos escenarios que los hombres, pero lo hacen con diferentes reglas de juego y en condiciones muchísimo más desfavorables. Las mujeres en la política juegan con la cancha inclinada”.

“Hay ejemplos claves que describen la desigualdad en la academia y en la ciencia, como el hecho de que solo el 5% de los premios novel han sido otorgados a mujeres, y en el 2016 y 2017 no se obtuvo ningún galardón. En los medios de comunicación del mundo menos del 27% están a cargo o liderados por mujeres. En la política en América Latina no sucede lo contrario, pues se tiene que menos del 15% de los partidos políticos son liderados por mujeres. Eso no es natural, debe existir algún tipo de barrera dentro de los partidos políticos. Es por ello por lo que cuando hablamos de la participación política de las mujeres resalta que la igualdad numérica no equivale a la igualdad sustantiva, es decir, la igualdad de poder o influencia. Pensar que las mujeres llegan a la política para hablar solo sobre temas de mujeres es un absurdo, las mujeres están para representar todo. Las mujeres llegan a la política para poner sus conocimientos, sus talentos y su capacidad de representar al servicio de todos los problemas que se tiene de cualquier área. Pensar que las mujeres por ser mujeres se tienen que limitar hablar sobre temas de género es una falacia de base”.

“Lo que está haciendo ONU Mujeres al trabajar en los tres frentes en simultaneo, en el de las leyes, el de los partidos y con las organizaciones de mujeres tiene que ver con el hecho que se necesita un cambio sustancial para lograr esa paridad sustantiva de la que hablamos. No podemos descuidar ningún frente, no creo que haya una cosa más importante que otra, debemos trabajar en simultaneo en todos los frentes que podamos, cada uno desde el lugar donde este. Las movilizaciones que ha habido en el último tiempo de las mujeres durante todo 2017 y 2018 demuestran que hay muchos espacios desde donde trabajar, muchísimos lugares desde donde reclamar y pedir por los derechos que nos corresponden, y creo que cada espacio en el que podamos trabajar es equitativamente importante”.

“Mi mensaje para todas las mujeres y hombres que sueñan con un mundo igualitario, justo y en paz, es que participen, que se involucren, que abracen los ideales de ONU Mujeres, que aboguen por los valores y los derechos de las mujeres, porque cuando hacemos eso en realidad estamos pidiendo por un mundo más justo e igualitario para todas las personas”.