Mujeres en espacios de poder: Miosotis Rivas Peña, “Como mujeres nos hemos preocupado de prepararnos para ejercer el poder, de forma igualitaria que los hombres y debemos ser consideradas para ello”

La economista Miosotis Rivas Peña, directora general de la Oficina Nacional de Estadísticas de República Dominicana, nos cuenta cómo enfrenta el desafío de transversalizar el género en la producción de estadísticas, la importancia de empoderar a más mujeres para ocupar cargos públicos y los elementos que se requieren para avanzar hacia la autonomía de las mujeres. Como parte de su extensa trayectoria profesional, uno de sus logros principales es haber impulsado junto a las Ministras del Consejo de Ministras de Centroamérica y República Dominicana (COMMCA), y el equipo de su Secretaría Técnica, la primera política regional de igualdad y equidad de género (PRIEG) del Sistema de la Integración Centroamericana, la cual funge como un marco referencial para la transversalización de género del proceso de integración en la región.

Fecha: viernes, 30 de abril de 2021

MISIOTIS-RIVAS-960x640

¿Por qué es importante que las mujeres lideren?

Me parece que existen varios por qué, pero quiero enumerar los siguientes: primero, porque tenemos que ayudar a visibilizar el aporte de las mujeres en el desarrollo de nuestros países y comunidades. Eso contribuirá a cambiar el imaginario social patriarcalmente construido y que ha conferido una invisibilizarían del rol que juegan nuestras mujeres en nuestras sociales.

Segundo, por la fortaleza que ofrece la diversidad. En un mundo lleno de oportunidades, concebir el futuro solo desde una perspectiva, la de los hombres, nos dejaría ante un desarrollo truncado, que solo cuenta con la mitad de nuestras poblaciones.

Tercero, porque es lo justo y no sólo porque somo el 50% de la población, sino porque como mujeres, nos hemos preocupado para prepararnos para ejercer el poder, de forma igualitaria que los hombres y debemos ser consideradas para ello.

¿Como directora de la Oficina Nacional de Estadísticas de la República Dominicana, qué elementos diferenciadores le imprime al cargo?

Mi trayectoria profesional se ha caracterizado por visibilizar el rol de temas transversales, tanto los derechos de las mujeres, como el rol de las MIPYMES en el desarrollo de los países. Esto me ha permitido desarrollar una serie de habilidades estratégicas y gerenciales, pero también de articulación interinstitucional, que hoy puedo poner a la disposición de un tema tan importante como lo son las estadísticas, las cuales juegan un rol crucial en la toma de decisiones y en el diseño y evaluación de las políticas públicas. Se trata de un tema transversal que tenemos que poner en el centro de la toma de decisiones tanto públicas como privadas.

¿Por qué es importante que haya más mujeres en puestos como el suyo?

Desde lo institucional, permite llevar la perspectiva de género al corazón de las políticas públicas, demostrar que se puede hacer un ejercicio que contribuya a la transversalización de la igualdad de género en el quehacer institucional.

Desde la perspectiva personal, necesitamos a más mujeres conscientes de las construcciones patriarcales y que decidan deliberadamente impulsar el liderazgo de mujeres cercanas. Solo de forma consciente una no se deja llevar por la inercia de pensar que, si una pudo lograr una posición como la mía, las otras mujeres también pueden lograrlo.

Yo sé que es difícil, yo sé las decisiones que implican y estoy comprometida porque las he vivido en primera persona a dejarle a las mujeres que vienen después de mí, el camino pavimentado (…) El empoderamiento primero es individual, pero si no se hace colectivo, nunca estará completo.

¿Qué cree que podría hacer su país para fomentar que haya más mujeres en puestos públicos?

Desde donde estoy en estos momentos, es ofrecer a los tomadores de decisiones estadísticas que permitan dar cuenta de la situación, condición y posición de las mujeres en el ámbito social, económico, político, institucional, y que estos puedan diseñar políticas públicas que atiendan dichas realidades.

¿Qué importancia tiene el sistema de cuotas y por qué? ¿Es suficiente o debería ser más igualitario?

Como sabemos, las cuotas son un instrumento de medidas afirmativas para corregir desigualdades. Su principal función es corregir una desigualdad, que en muchas ocasiones ha sido histórica y, en el caso de las mujeres, las ha tenido fuera de escenario de poder como por ejemplo los poderes del Estado, o por ejemplo a los cargos directivos en las empresas.

El sistema de cuotas tiene una importancia alta para eliminar esas desigualdades, pero no se puede pensar que actuará por sí solo. En tanto una medida de carácter temporal, es necesario que a la par de estos sistemas se desarrollen políticas públicas integrales que ayuden a cambiar la realidad de las mujeres en sectores como el de la educación, la salud, la cultura y además promover nuevas masculinidades que no vean en las cuotas un sistema de preferencias que se instala para las mujeres.

Esto asegurará que una vez llegue el tiempo establecido para la cuota y que se haya cumplido con el objetivo por la cual se introdujeran las mismas, estas puedan retirarse.

¿Qué otras cosas crearán un entorno propicio para las mujeres en la política? ¿Qué papel desempeñan las responsabilidades y la infraestructura de cuidados para las mujeres con hijos?

Pues está, por ejemplo, la normativa que rige los partidos políticos. En la mayoría de los países de América Latina nos encontramos con partidos tradicionales, en las cuáles sus cúpulas están totalmente dominadas por hombres y donde las mujeres enfrentan de todo tipo de obstáculos para asumir roles importantes en la toma de decisión de los mismos.

Luego, también es importante los propios liderazgos de las mujeres y la comprensión y apoyo a la agenda de los derechos de las mujeres; eso aunado a las alianzas entre las propias mujeres tanto dentro de sus partidos como entre partidos.

El rol de los sistemas de cuidados es de suma relevancia para avanzar en las autonomías de las mujeres y, la de la participación en los espacios de toma de decisiones como la política no es la excepción. Promover la corresponsabilidad dentro de los hogares, pero también el papel que deben jugar los estados en proveer mejores servicios de salud, educación social, protección social entre otros, es crucial para permitir que las mujeres liberen el tiempo que dedican a los cuidados e incursionar en la política, o en el plano económico.