Informe ISOQuito de Uruguay 2020 muestra rezago en la participación política de las mujeres y una alta carga de trabajo de cuidados

La organización civil Cotidiano Mujer, en el marco de Articulación Feminista Marcosur, presentó el informe ISOQuito Uruguay 2020, documento que sintetiza los principales avances y retrocesos en materia de equidad de género en Uruguay durante el período 2007-2020. Si bien Uruguay es uno de los países que más garantías ofrece para el ejercicio de los derechos de las mujeres, siguen existiendo brechas en diversas áreas, como en el ingreso anual promedio entre hombres y mujeres o el acceso a los espacios de toma de decisiones.

Fecha: lunes, 14 de junio de 2021

El informe presenta la evolución de las mujeres en términos de su autonomía física y económica, de su paridad laboral y económica respecto a los hombres, de su bienestar social y de los avances logrados en términos de su participación política. Por ejemplo, si bien Uruguay fue el primer país de América Latina en aprobar el voto para las mujeres en 1927, el país exhibe un rezago que se evidencia aún más en términos comparativos: el porcentaje de mujeres que ocupan escaños en el Parlamento uruguayo (26,2%) es inferior al promedio de América Latina y el Caribe (31,4%).

Según el informe de ONU Mujeres publicado en 2020 en Uruguay, el aporte del trabajo no remunerado de las mujeres al PIB (16,3%) superaba a sectores tan importantes como el comercio, restaurantes y hoteles (14,5%) o la industria de manufactura (12,2%). Tras un año de pandemia, en el que la carga de cuidados que asumen las mujeres se ha incrementado, este aporte no reconocido al PIB es aún mayor, al tiempo que las mujeres ven cómo se limitan sus oportunidades para acceder al mercado laboral o continuar con los estudios, en el caso de las niñas, así como una afectación cada vez mayor a su salud física y mental.

En este sentido, la pandemia nos ha mostrado la importancia de promover un sistema de cuidados eficiente que tenga en cuenta las necesidades de cuidado y, al mismo tiempo, reconozca y redistribuya el trabajo no remunerado que asumen las mujeres. Los datos recopilados en el informe no dejan lugar a dudas del enorme aporte que las mujeres uruguayas realizan a la economía a través de los cuidados, y debe servir de aliciente al Gobierno para mejorar y fortalecer las políticas públicas de cuidados que ayuden a reconocer y redistribuir este trabajo.

El índice ISOQuito surgió como una iniciativa de la Articulación Feminista Mercosur tras la X Conferencia realizada en Quito en 2007 con el objetivo de realizar el seguimiento de los acuerdos alcanzados en el marco de la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe. Desde entonces, ISOQuito ha ido elaborando informes de manera periódica, tanto regionales como a nivel nacional, y muestra indicadores estadísticos como variables que miden el grado de compromiso institucional con los objetivos de la lucha contra las desigualdades de género.

ONU Mujeres tiene un compromiso de largo aliento con el mecanismo ISOQuito al considerarlo un instrumento clave para facilitar información pertinente y relevante sobre la rendición de cuentas sobre los compromisos que asumen los Estados en el marco de la Conferencia Regional de la Mujer.

Informe aquí.
Ver presentación en YouTube.

Lucy Garrido de Cotidiano Mujer fue la coordinara de esta publicación. Esta militante, periodista y publicista uruguaya ha trabajado con ONU Mujeres en diversas iniciativas. Para conocer más ver aquí.