Aída Moreno: 34 años trabajando por el empoderamiento económico de las mujeres de Renca

La lideresa social Aída Moreno es la fundadora y presidenta de la Casa de la Mujer de Huamachuco, un centro de capacitación y servicios comunitarios que busca mejorar la calidad de vida de las mujeres en la comuna de Renca, Santiago de Chile. La capacitación y la formación son los pilares de la Casa de la Mujer de Huamachuco para luchar contra la pobreza, la discriminación y la violencia económica.

Date:

CHILE-WEB
Foto: ONU Mujeres Chile

Durante tres décadas, la Casa de la Mujer de Huamachuco ha acogido a miles de mujeres y familias, dándoles herramientas para mejorar su empleabilidad e incentivando la creación de nuevos negocios a través del emprendimiento.

Su fundadora, Aída Moreno, cuenta que la Casa de la Mujer es un centro de capacitación y servicios comunitarios cuyo rol es poner su oferta académica al servicio de jefas de hogar y mujeres sobrevivientes de todo tipo de violencia para que puedan mejorar su calidad de vida, incluyendo la violencia económica.

"Aprenden que la violencia no es solamente que le pegue el marido, sino también que el marido no de plata para alimentar a sus hijos o cuando el hombre no deja que su esposa trabaje y tenga su propia plata,” sostiene Moreno.

La oferta de talleres y cursos es amplia. Se puede elegir entre repostería, joyería, manicure, masaje terapéutico y un curso de habilidades digitales para el empleo, impartido por el proyecto Mujeres Emplea, del Sistema de las Naciones Unidas, liderado por ONU Mujeres en colaboración con la Municipalidad de Renca con el fin de impulsar la reintegración económica de las mujeres.

La mayoría de las mujeres que participan de los programas de capacitación que promueve la Casa de la Mujer son jefas de hogar. El aporte de este centro comunal es tan significativo que, al enseñar un nuevo oficio, las mujeres se empoderan, reforzando su autoestima al descubrir que pueden aportar económicamente en su familia.

De la capacitación al emprendimiento

Tras la capacitación, la Casa apoya a las mujeres con talleres y convenios para emprendimientos, incluso uno de los planes de Aída Moreno es crear una empresa de repostería para que las alumnas graduadas en esta área puedan vender sus preparaciones.

A través del proyecto Mujeres Emplea, liderado por ONU Mujeres en colaboración con la Municipalidad de Renca, se habilitará un nuevo espacio en la Casa de la Mujer de Huamachuco, para aumentar la capacidad de cuidado, ampliándose a más niños y niñas de la comuna, mientras sus madres trabajan y así incentivar la participación de las mujeres en el mundo laboral. 

Todo inició en el año 1989 cuando, ante la compleja situación económica y política del país, las mujeres de Huamachuco se organizaron, primero para gestionar las ollas comunes y así garantizar el alimento a la niñez de esa población; y después para aprender un oficio que les dio oportunidades insospechadas de desarrollo, la arpillera.

“La arpillera para nosotras fue como parte de nuestra liberación económica, pudimos dejar la olla común y pudimos trabajar, que más lindo que poder recibir un poco de plata a través de lo que nosotras realizábamos”.

La Casa de la Mujer, que inició como una pequeña sala en la que se reunían las mujeres para bordar y aprender unas de otros diferentes oficios, como peluquería o costura, era además el espacio de contención donde las mujeres se sentían seguras y protegidas por sus pares. Aída fue una pionera en su población al identificar que, para salir de los círculos de violencia, las mujeres debían capacitarse para ser independientes.

“La violencia fue fuerte cuando nuestros esposos se dieron cuenta que sus señoras salían de la casa, no soportaban que su señora anduviera aprendiendo a escribir o leer. Teníamos compañeras que eran golpeadas y hasta amenazadas por el sólo hecho de querer aprender un nuevo oficio”.

La guardería: aliada principal de la madre trabajadora

Aída reconoce la importancia de los servicios de cuidado en el éxito de este centro. Desde sus inicios, la Casa de la Mujer contempló una guardería que le brindara a las madres un entorno seguro, mientras ellas se capacitaban.

Esta iniciativa fue tan exitosa, que desde 1994 se amplió el servicio a todas las mujeres de la comuna, para que las madres puedan ir a trabajar y, a diferencia de los jardines comunes, funciona en un horario más amplio, desde temprano en la mañana y con un turno en la tarde para los escolares.

“En algún momento nos dimos cuenta que capacitábamos a muchas mujeres, pero todo seguía igual. Hicimos un estudio y ahí nos dimos cuenta de que las mujeres no tenían donde dejar a sus niños, por eso es tan necesaria la guardería comunitaria, para que las madres puedan ir a trabajar, sintiéndose tranquilas de que sus hijos están seguros”.

A través del proyecto Mujeres Emplea, liderado por ONU Mujeres, se habilitará un nuevo espacio en la Casa de la Mujer de Huamachuco, para aumentar la capacidad de cuidado, ampliándose a más niños y niñas de la comuna, mientras sus madres trabajan y así incentivar la participación de las mujeres en el mundo laboral.

“Queremos cumplir este gran desafío de ampliar la guardería con la ayuda de ONU Mujeres, que para nosotros es muy importante. Estamos muy felices de poder servir a más mujeres. Tengo en mi cabeza muchas ideas, este era un sueño que tenía pendiente y estoy muy contenta de poder cumplirlo”.

 

Nota: Estas publicaciones buscan estimular un debate propositivo en torno a los principales temas de interés para el avance de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en América Latina y el Caribe. Los conceptos expresados por las personas entrevistadas para la producción de nuestros contenidos editoriales no reflejan necesariamente la posición oficial de ONU Mujeres y agencias del Sistema de Naciones Unidas.