En palabras de Irlanda Pop: “La gente votó por mí porque quería ver un cambio"

Fecha: miércoles, 1 de agosto de 2018

Irlanda Pop. Photo: UN Women/Ryan Brown

Irlanda Pop es la alcaldesa de Lanquín, un municipio del departamento de Alta Verapaz en Guatemala. Es la única alcaldesa indígena y una de las diez alcaldesas del país. Elegida en 2015 para un mandato de cuatro años, Pop ha sobrevivido a graves ataques políticos y sigue luchando contra la discriminación a causa de su género e identidad indígena. ONU Mujeres ayudó a Pop a participar en la IV Cumbre Iberoamericana de Agendas Locales de Género que tuvo lugar en Cuenca, Ecuador, en mayo de 2018.  Allá lideró un intercambio entre mujeres líderes de diversas comunidades indígenas de la región sobre la participación política de las mujeres indígenas y cómo abordar la violencia contra las mujeres en la política. ONU Mujeres apoya el liderazgo de las mujeres en la política y la consolidación de la paz en Guatemala a través de varias iniciativas, como su programa insignia de liderazgo y empoderamiento político de las mujeres.

Quote

Yo soy indígena y nací en esta ciudad. Cuando tenía 18 años, fui a la oficina municipal a obtener mi documento personal de identificación. Esperé todo el día, los ladinos [1] no prestan atención a mi pueblo. Después de aquel día, me lo propuse: quería dedicarme a la política para representar a mi pueblo.

En 2015 me presenté a las elecciones a la alcaldía de Lanquín. Al principio, la gente se sorprendió. Era la primera vez en mi municipio que se presentaba una mujer, y una mujer indígena. Todos dijeron que era imposible que yo ganara. Era una mujer indígena y no tenía esposo ni hijos.

Sufrí muchos ataques. [Los que se oponían a mí] dijeron que no podía gobernar porque yo soy una mujer. ¿Cómo iba a administrar y a dar órdenes a la gente? Dijeron que yo era homosexual y que no me gustaban los hombres. Pidieron a la población que no votaran por mi y usaron las redes sociales para desacreditarme.

Y aun así, gané —por 15 000 votos— ¡frente a un hombre que llevaba 16 años siendo el alcalde!

Cuando empecé mi mandato como alcaldesa, en enero de 2016, hubo una disputa por la zona de Semuc Champey [un monumento natural y popular destino turístico] que yo intentaba resolver. El 8 de febrero [de 2016], unos hombres armados con palos y machetes entraron en mi oficina. Uno de mis colaboradores me sacó por la ventana para que pudiera escapar. Resulté herida y me llevaron al hospital. Cuando volví a Lanquín en marzo, intentaron dispararme.

La gente votó por mí porque quería ver un cambio. Nuestro municipio es rico en recursos ambientales. Está lleno de oportunidades de cultura y turismo que pueden beneficiar a la comunidad. Antes de que fuera alcaldesa no había alcantarillado, ni agua potable ni espacios comunitarios para acontecimientos. Este año estoy ejecutando proyectos hidráulicos para que la población tenga acceso al agua potable. También estoy trabajando con las mujeres de la comunidades y enseñándoles sus derechos, empoderándolas para que sean productivas desde el punto de vista económico. Gracias a mi ejemplo, los hombres están permitiendo a los esposas participar en los consejos de desarrollo.

Ahora que yo soy la alcaldesa, hay mucha presión y no me puedo permitir cometer ningún error.

Quiero reformar las leyes de modo que las mujeres tengan más oportunidades de participar en la política y que se pueda enjuiciar la intimidación a las mujeres.

Las niñas y las mujeres jóvenes son el futuro de Guatemala. Todo es posible si se lo proponen y se preparan."

Notas

[1] En Guatemala, por población ladina se entiende la población de habla y origen hispano, mezclada con elementos indígenas, que viste con un estilo considerado generalmente como "occidental".