Coronavirus: #CuidarEsTrabajo, la campaña que muestra que las mujeres son mayoría en el sector del cuidado y la salud

La iniciativa por la Socialización de los Cuidados cuenta con el apoyo de ONU Mujeres, OPS/OMS, OIT, ONUSIDA y ACNUR.

Fecha: viernes, 8 de mayo de 2020

Campaña Cuidar es trabajo

La Campaña por la Socialización de los Cuidados lanzó #CuidarEsTrabajo, una propuesta que busca visibilizar a las mujeres y colectivos de diversidad que trabajan en salud y realizan tareas de cuidado habitualmente y cómo se potenció en este contexto de coronavirus. La iniciativa tiene el apoyo de ONU Mujeres, la Organización Mundial de la Salud, la Organización Internacional del Trabajo y ONUSIDA,

Las mujeres están en la primera línea de la respuesta a la crisis y asumen mayores riesgos como trabajadoras sanitarias, cuidadoras y lideresas comunitarias. En Argentina, las mujeres representan el 86% de las personas empleadas en el sector del cuidado (que incluye el sector sanitario), representando una tercera parte de las mujeres ocupadas La mitad son maestras, profesoras, médicas y enfermeras, Y la otra mitad son trabajadoras domésticas.

A esto se le suman importantes diferencias en las condiciones de trabajo entre los distintos rubros del sector, lo que se traduce, a su vez, en importantes diferencias de género si se tiene en cuenta la diferente representación de mujeres y varones en cada uno de los subsectores del cuidado. Solo un 44% de las trabajadoras del sector son formales, mientras que más del 80% de los hombres ocupados en el sector tienen empleos formales. A esto se suma que las mujeres del sector del cuidado cobran considerablemente menos: la brecha salarial alcanza el 39,6%.

Durante el periodo de emergencia por la pandemia, las instituciones sanitarias están al límite máximo de su capacidad, lo que conlleva un mayor costo físico y emocional, así como un mayor riesgo de infección para quienes trabajan en primera fila con los pacientes. En el caso de las trabajadoras que realizan tareas de cuidado de personas (declarada actividad esencial), es probable que se vean obligadas a realizar jornadas más extensas ante el cierre de escuelas y otros espacios de cuidado.

En Argentina las mujeres destinan más del doble de horas por día a las tareas de cuidado: 6,4 horas por día frente a 3,4 horas de los varones. Una carga de cuidado que se multiplicó por las medidas de aislamiento social, teniendo que hacer frente al cuidado no solo de niñas y niños sino también de personas dependientes, familiares enfermos y personas adultas mayores.

"Visibilizar el trabajo de las mujeres en el sector de la salud y cuidados en momentos tan críticos como el que vivimos es fundamental, pero además es necesario que sean representadas en las posiciones de toma de decisión y contar con políticas que permitan reconocer, reducir y redistribuir la sobrecarga de trabajo no remunerado que se produce al interior de los hogares que recaen sobre las mujeres", dijo Florence Raes, Representante ONU Mujeres Argentina

"Con esta iniciativa queremos honrar a las mujeres y colectivos de la diversidad que se encuentran en la primera línea frente a esta pandemia. Las Mujeres representan el 70% del personal sanitario a nivel global y son grandes prestadoras de cuidados, pero aún persisten las desigualdades, por eso debemos reconocer esos esfuerzos y seguir en la lucha para la Igualdad", agrega Maureen Birmingham, Representante de la OPS/OMS.

Para el director de la OIT Argentina, Pedro A. Furtado de Oliveira: “El sector sanitario ocupa a más del 10 por ciento de las mujeres trabajadoras en Argentina, su salud, seguridad y estabilidad económica tienen que ser protegidas y garantizadas como parte de los esfuerzos imprescindibles no solo para combatir el virus, sino también para lograr un futuro del trabajo en equidad de género”.

“A medida que la pandemia de COVID-19 avanza en la región se hace más necesario adoptar una clara perspectiva antidiscriminatoria para así garantizar los derechos de igualdad del colectivo de personas LGBTI y las personas con VIH, considerando que dentro de este grupo se encuentran las mujeres con mayores niveles de vulnerabilidad ya sea trabajando en sectores de informalidad, incluido el sector salud, como por la falta de acceso a medidas adecuadas y básicas de prevención en el contexto de la pandemia. Este es un momento para trabajar todos juntos y articulando con todos los sectores (gobierno, sociedad civil, sector privado) para brindar una respuesta integral protegiendo los derechos de los más vulnerables en línea con los compromisos asumidos por los estados miembros en la Agenda 2030", opina Carlos Passarelli, director de ONUsida para Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay.

Juan Carlos Murillo, Representante Regional de la Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, sostiene: “Nos unimos a la campaña #CuidarEsTrabajo porque las mujeres, entre ellas mujeres refugiadas y solicitantes de asilo, están en la primera línea de la respuesta a la pandemia y asumen mayores riesgos como trabajadoras sanitarias, cuidadoras y lideresas comunitarias. Por eso, es fundamental reconocer que las mujeres refugiadas contribuyen de manera sustantiva a la comunidad local. Aún habiendo tenido que dejar atrás sus hogares y seres queridos, no bajan sus brazos en Argentina. En este momento tan crítico en que los cuidados son más esenciales que nunca, y por lo tanto es más visible su importancia en la sostenibilidad de la vida, nos parece fundamental poder dar rostro a quienes trabajan cuidando, que son mayoría de mujeres en un rubro tan precarizado como es la salud".

"Visibilizar que cuidar es trabajo pone el acento en el reconocimiento de las tareas de cuidado dentro y fuera de casa, su valoración, y esencialidad. El trabajo del cuidado interpela a la lógica discursiva que propone la narrativa de la guerra contra el virus en el discurso médico hegemónico que es de por sí masculinista y patriarcal -asegura Valeria Salech, fundadora de Mamá Cultiva Argentina-. Por el contrario, nosotras estamos convencidas de que este momento lo vamos a superar cuidando con solidaridad, empatía y en comunidad”.