Las mujeres en México siembran semillas de esperanza a través del programa 'Segunda Oportunidad'

Fecha: miércoles, 27 de enero de 2021

Participants from the Sembrando Esperanza (Sowing Hope) module in San Cristóbal Tepeteopán  pose for a photo with vegetables from their greenhouse.  Some in the program sell the vegetables they harvest, others use the produce to feed their families. Photos: UN Women/ Dzilam Méndez
Participantes del módulo Sembrando Esperanza en San Cristóbal Tepeteopán posan para una foto con vegetales de su invernadero. Algunas de ellas  en el programa venden las verduras que cosechan, otras usan los productos para alimentar a sus familias. Foto: ONU Mujeres / Dzilam Méndez

"Necesitamos más mujeres líderes, más mujeres empoderadas", dice María Guadalupe Montalvo, ama de casa con cuatro hijos, participante del Programa de Educación y Aprendizaje Vocacional Segunda Oportunidad de ONU Mujeres en México, que está generando exactamente eso.

En asociación con los ministerios de Igualdad Sustantiva y Bienestar del estado de Puebla y SEPICJ AC, organización de la sociedad civil que implementa el programa en la región de Tehuacán, Puebla, el cual capacitó a 80 mujeres para administrar y mantener un invernadero, empoderarlas económicamente y fomentar sus habilidades de liderazgo. El programa se está implementando en áreas rurales de Puebla y está dirigido a mujeres cuya educación fue interrumpida y que desean iniciar un negocio o ingresar al mercado laboral.

Juana Alva, 37, from Ajalpan, harvests zucchini in the greenhouse. Photo: UN Women/ Dzilam Méndez
Juana Alva, 37, de Ajalpan, cosecha calabacines en invernadero. Foto: ONU Mujeres / Dzilam Méndez

“El programa de Segunda Oportunidad está ayudando a cambiar nuestros ideales. Nos ayuda a ver que las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres. Nos empodera y nos permite convertirnos en mujeres emprendedoras. El programa nos hace sentir libres y, sobre todo, responsables ”, dice Montalvo. Ella es de una comunidad donde los hombres suelen estar a cargo de la agricultura.

Montalvo también siente que el programa tiene un impacto más amplio para las familias y comunidades en medio de la pandemia de COVID-19, que resultó en el cierre de escuelas. “Mis hijos no van a la escuela debido a la pandemia, así que me ayudan durante mis turnos en el invernadero y pueden aprender a cuidar pollos y plantas acuáticas”.

Otra de las participantes inscritas, Mónica Guadalupe Valencia, ha podido compartir lo que ha aprendido de la capacitación en los invernaderos con otros miembros de su familia.

"Soy ama de casa y mi madre, mi abuela y mi suegra han estado muy ansiosas de unirse para aplicar lo que he aprendido en el programa. Mi abuela de 60 años ahora se siente productiva. Mi hijo mayor también ha estado participando y aprendiendo ”, dice Valencia.

Mientras que algunas mujeres como Jaqueline García, de 24 años, han comenzado a comercializar las verduras que cosecharon, otras usan los productos para alimentar a sus familias.

In Ajalpan, Anayeli, 11, and Sirenia Alva Altamira, 80, stand for a photo with produce from the greenhouse they tend. With children out of school due to the coronavirus pandemic, some program participants bring children along to learn too. Photo: UN Women/ Dzilam Méndez
En Ajalpan, Anayeli, 11, y Sirenia Alva Altamira, 80,  posan con productos del invernadero que cuidan. Dado que los niños/as no van a la escuela debido a la pandemia de coronavirus, algunas participantes del programa también llevan a los niños/as para que aprendan. Foto: ONU Mujeres / Dzilam Méndez

“Vendimos nuestra primera cosecha de acelgas en menos de media hora. Los compradores estaban emocionados porque pensaban que nuestras verduras eran más frescas, más grandes y de mejor calidad que las de los mercados”, dice García.

Montalvo comentó: “Para mí, la cosecha era para autoconsumo porque la pandemia ha complicado las cosas para mi familia. A pesar de lo desafiante que ha sido la vida, he tenido un mayor deseo de perseverar y brindar a mi familia una nutrición adecuada ".

“Estoy infinitamente agradecida por el programa de Segunda Oportunidad”, agrega. “Me siento muy feliz de tener la oportunidad de aprender y relacionarme con más personas en México. Hemos establecido una red de mujeres para conocerse, compartir experiencias y aprender, y eso ha sido lo más lindo ”.

SEPICJ AC adaptó el programa de Segunda Oportunidad al contexto de COVID-19. Una de las coordinadoras del programa por parte de SEPICJ, Josefina Montalvo, explicó: “Tuvimos que cerrar los centros de aprendizaje presenciales y explorar capacitaciones, cursos, foros y charlas virtuales enfocadas a ayudar a las mujeres a reintegrarse a la escuela, el empleo y el emprendimiento”.

“La educación es clave para la igualdad de género”, dice Ernesto Treviño, ex-reponsable del Programa de Educación de Segunda Oportunidad de ONU Mujeres en México. “Empodera a las mujeres, ayuda a mejorar sus medios de vida y debe entenderse como un trampolín para el desarrollo sostenible”.

“Segunda Oportunidad está centrado en empoderar a las mujeres a través de la educación, es, por lo tanto, un contribuyente sólido a la agenda 2030 de la ONU al tiempo que transforma la vida de las mujeres y sus comunidades”, agrega.

El programa Segunda Oportunidad comenzó en 2019 y tiene previsto llegar a 5.000 mujeres y 30.000 beneficiarios indirectos para 2021 en los tres estados de México, Jalisco y Puebla.