Rompiendo barreras: visibilizando las mujeres con diversidad o discapacidad físico motoras

Fecha: martes, 5 de mayo de 2015

República Dominicana

CRISTINA FRANCISCO REYES

Cristina Francisco Reyes era una niña muy activa que a la edad de 9 años, cuando  jugaba con su hermana gemela Clara y otras niñas y niños, fue víctima de una bala perdida que le impactó en  la espalda, hirió su médula espinal y la dejó parapléjica. A su corta  edad desarrollo su fortaleza interna para poder aceptar a muy temprana edad que las cosas cambiasen de forma tan drástica y de ser una niña que jugaba, corría e iba a la escuela junto a su hermana gemela y hacer una vida normal,  pasar  a ser una persona que no podría caminar, dejar de jugar, de ir a la escuela y quedarse en su casa. Puesto que en esa época había mayores estigmas, múltiples barreras físicas, poca información, y sensibilidad en relación a la vida y convivencia con personas y niñas y niños con limitaciones físico motoras,  esto generó en Cristina fuerzas internas que la llevo a querer hacer algo por las mujeres con su misma situación y  ayudarles a sobrellevar su realidad. El apoyo de su familia y hermana gemela fue fundamental y le ayudó entender y valorar más a la familia y su rol en estos procesos de empoderamiento y resiliencia.

A pesar de que el vivir sobre una silla de ruedas marcase su vida y el tener que saber que las cosas son diferente, para una persona con una discapacidad, también la motivó y lleno de ganas para trabajar y movilizarse y vivir en comunidad con personas en su misma situación. El deseo de que las cosas y el mundo de las personas con discapacidad cambien, le dio el impulso suficiente para realizar el trabajo que ha hecho por más de 25 años en el país, participando de forma activa en espacios deportivos de persona con limitaciones físico motoras y luego pasó a formar parte de espacios que promueven la participación e inclusión social de las personas con discapacidad  principalmente,  La promoción de los derechos humanos.

Hoy en día, Cristina es una lideresa del movimiento con discapacidad.  Cuenta con   20 años  militando en el movimiento de personas con discapacidad en sus inicios fundó el Club de Personas en Silla de Ruedas y la Asociación de Discapacidad Físico Motora –ASODIFIMO, para luego formar el primer espacio dedicado a las mujeres con discapacidad llamado Círculo de Mujeres con Discapacidad (CIMUDIS), “comenzó como el sueño de 3 mujeres que participamos en un evento como recomendación de Beijing y hoy en día es un espacio con más de 900 mujeres, entre ellas jóvenes y adultas”.

Su participación en el primer encuentro internacional de mujeres líderes con discapacidad en Maryland, Estados Unidos, le dio la oportunidad de posicionar la situación de las mujeres que viven con discapacidad en la República Dominica. El encuentro de  Maryland fue el resultado de los reclamos  de las pocas mujeres  feministas con discapacidad participantes de la IV Conferencia Mundial de la Mujer en Beijing,  el mismo le permitió conocer y analizar como las mujeres con limitaciones físico motoras de los de países no desarrollados, empobrecidas y de etnias diversas tenían necesidades y barreras particularizadas en relación a las demás provenientes de países del norte.

Cristina hoy en día siente que uno de sus mayores logros en la vida ha sido, además de haber tenido sus hijas y crear una hermosa familia, la  creación del Círculo de Mujeres con Discapacidad (CIMUDIS) y el poder ver la diferencia entre 17 años atrás y notar que hoy en día hay mujeres con algún tipo de discapacidad con conciencia de sus derechos y capacidad de exigirlo y tener presencia en algunos espacios de tomas de decisiones, para hablar de temas como los Derechos Sexuales y Reproductivos de las mujeres con discapacidad.  Aun la motiva a seguir al frente de CIMUDIS junto a sus compañeras el poder romper las barreras estructurales y físicas y muy en especial las que no se ven que son las más difíciles, pues son todas las actitudes discriminatorias y de rechazo hacia la población de mujeres con disparidad.

¿Cómo entiende usted que el haber logrado crear el primer espacio dedicado a las mujeres con discapacidad en la República Dominicana contribuye a la igualdad de género y el empoderamiento de las niñas y las mujeres?

Lo que comenzó hace 17 años como un sueño, tener una entidad concebida y dirigida por mujeres con discapacidad, integrada por las diferentes discapacidades: física, visual y auditiva, ha sido un logro, ya que ha permitido a nuestro colectivo, tener una voz y un espacio para reclamar nuestros derechos, fortalecer el liderazgo y sobre todo visibilizar a las mujeres y niñas con discapacidad de la República Dominicana, constituyéndose esto en un primer paso, al tener conciencia de su derechos de a la igualdad de género y que nosotras no seamos vistas como mujeres enfermas y que fuésemos recluidas en nuestras casas.

¿En qué forma entiende usted que los compromisos adquiridos por el Estado ante el Plan de Acción de Beijing le ha contribuido en generar mayores oportunidades para la mujer con discapacidad en el país?

Lamentablemente aun no podemos hablar de resultados, logros y participación política de las mujeres con discapacidad en la República Dominicana. Los compromisos del Estado aún no se traducen en acciones específicas, planes y políticas públicas que favorezcan a las mujeres que viven con discapacidad y promueva nuestra participación en todos los órdenes. Lograr romper con esa invisibilidad es nuestro reto y continúa siendo una de nuestras prioridades.

¿Cuáles fueron los mayores obstáculos a los que se enfrentó para poder militar y visibilizar la situación de las mujeres con discapacidad y para lograr su participación política?

Uno de los principales obstáculos enfrentados, que es muy generalizado y persistente aún, es el hecho de que como mujer con discapacidad ser estigmatizada y etiquetada como “ enferma” incapaz desde un punto de vista, de poder desarrollar un liderazgo, tener incidencia e influenciar para lograr los cambios sociales que nos permitan lograr equidad para nuestra igualdad y nuestra participación política.

Hoy en día aún persisten obstáculos La ausencia de datos, la falta de apoyo de familiares para con otras compañeras, para que puedan participar del os procesos políticas y hasta para ir a estudiar y formas de transportarnos. La falta de compromiso del Estado para garantizar los derechos de las personas con discapacidad.

¿Cuál cree que es su mayor aportación a la sociedad y la comunidad de personas con Discapacidad?

Ser un ejemplo de que se pueden lograr las metas siempre y de que las barreras físicas o de actitudes no logran detenernos, que las mujeres con discapacidad vea a través de mi experiencia de vida, que se puede ser madre, esposa y lideresas. Pienso que logré inspirar a otras mujeres con discapacidad ya que por falta de orientación desde el propio hogar se les niega el derecho a disfrutar de sus derechos sexuales y reproductivos.

¿Cuál cree que han sido los factores más importantes que le han ayudado a llegar donde se encuentra actualmente?

El gran cambio que experimento mi vida a la temprana edad de los 9 años, causada por una bala perdida y tener que pasar a ser usuaria de una silla de ruedas. Esto me hizo experimentar la gran diferencia que significaba tener una discapacidad en un entorno lleno de barreras, impedida de seguir en la escuela por las escaleras y los baños estrechos y no poder participar con mi hermana y hermanos en la mayoría de las actividades y paseos.

Me resistí a sentirme y ser tratada de manera diferente, desde entonces percibí que lo que me impedía participar en igualdad eran las barreras sociales y estructurales y tuve la convicción de que las cosas tenían que cambiar. En la medida que fui creciendo esa idea se fortalecía y desde adolescente me involucré en actividades de rehabilitación. Otro factor que me fortaleció fue el apoyo constante que recibí de mi familia.

¿De qué forma el hecho de ser mujer ha influido en su trayectoria política hasta hoy?

En sentido general las mujeres hoy luchan y enfrentan numerosos obstáculos para lograr el reconocimiento de sus derechos a la participación política ya ocupar espacios políticos de tomas de decisiones, como el en el Congreso de la República Dominicana y otras posiciones de esa relevancia. Los porcentajes dicen que claramente que hay una enorme brecha yuan tarea pendiente, para lograr la igualad en la esfera e la participación política en las mujeres.

Sí además de ser mujer, se agrega el hecho de tener una discapacidad, las berreras de exclusión se duplican ya que otros factores inciden para que los obstáculos para acceder a posiciones políticas sean casi imposible, a diferencia de otros lugares de la región como Argentina, que se ha legislado para que las mujeres con discapacidad ocupe asientos en su congreso como el Senado, como una manera para que estas puedan incidir desde esos espacios e involucren y represente a su sector, velando que cada una delas leyes estudiadas y aprobadas sean transversales des la perspectiva de género y discapacidad.

¿Qué mensaje transmitiría a otras mujeres y niñas que viven con algún tipo de discapacidad que pueden sentirse inspiradas por su trayectoria y sus logros?

La clave para el éxito en cualquier cosa que se realice, es la persistencia y la certeza de que somos sujetas de derechos plenos, que sí estos nos son negados, debemos no sólo reclamarlos, sino también luchar por ellos y por nuestras convicciones, hasta lograr que nuestros sueños sean una realidad, ¡NUNCA DEBEMOS DEJAR DE SOÑAR!