A diez años del mandato sobre violencia sexual en los conflictos, sobrevivientes y expertos demandan cumplimiento de promesas

Fecha: viernes, 1 de noviembre de 2019

Former Special Representative of the UN Secretary General on Sexual Violence in Conflict Margot Wallstrom speaks at an event commemorating 10 years since the creation of the mandate at UN Headquarters in New York. Photo: UN Women/Ryan Brown
Margot Wallstrom, ex Representante Especial del Secretario General sobre la violencia sexual en los conflictos, habló en un evento conmemorando los diez años de la creación del mandato, en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. Foto: ONU Mujeres/Ryan Brown.

Sobrevivientes, líderes y expertas conmemoraron el 10° Aniversario del establecimiento del mandato de la Oficina del Representante Especial del Secretario General sobre la violencia sexual en los conflictos, en un evento al margen del Debate Abierto Anual del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre Mujeres, Paz y Seguridad, que se llevó a cabo en Nueva York el 30 de octubre.

 

“Aprovechemos este momento para sentar las bases para una nueva década de acciones decisivas para eliminar la violencia sexual de los titulares diarios, y relegarla de una vez por todas a los anales de la historia”, dijo Pramila Patten, la Representante Especial del Secretario General sobre la violencia sexual en los conflictos.

El Mandato sobre la violencia sexual en los conflictos, establecido en 2009, se dedica a prevenir y abordar la violencia sexual en situaciones de guerra y confliecto, y mediante la adopción unánime de la resolución 1888 (2009) del Consejo de Seguridad, también reconoció que la violencia sexual constituye una amenaza para la paz y la seguridad mundial, y creó la Oficina del Representante Especial del Secretario General sobre la violencia sexual en los conflictos.

“La creación de este mandato hace una década reflejó el compromiso de NNUU a visibilizar, prevenir y buscar justicia por estos crímenes”, indicó la Secretaria General Adjunta de Naciones Unidas Amina Mohammed. “También envía un mensaje claro sobre cómo la violencia sexual que ocurre durante tiempos de conflicto y conmoción no es un hecho colateral inevitable de las guerras, sino una violación terrible de los derechos humanos y el derecho internacional”.

En la década desde su creación, se han alcanzado importantes avances normativos, institucionales y operativos. Este aniversario permitió hacer un recuento de lo que ha permitido el progreso y establecido las bases para la próxima década de acción, con un enfoque en escuchar y respaldar a las sobrevivientes y la implementación de los compromisos existentes.

“Realmente debemos pasar de las palabras a las acciones”, dijo Margot Wallstrom, ex Representante Especial del Secretario General sobre la violencia sexual en los conflictos. “Le debemos todo a las mujeres que han compartido sus historias y reconstruido sus vidas”.

Otra ex Representante Especial sobre violencia sexual en los conflictos, Zainab Hawa Bangura, añadió que para cumplir con las metas de implementación es crítico contar con contribuciones financieras adecuadas.

“Los gobiernos nacionales deben ver este, no como un asunto de derechos de las mujeres, sino como un tema transversal”, indicó la señora Bangura, “Y así disponer de suficiente dinero para lidiar con él”.

El evento se centró en las voces e historias de las sobrevivientes de todo el mundo, que compartieron su testimonio y abogaron por la justicia y las reparaciones..

Demecia Yat, a survivor of sexual violence in conflict, shares her story during an event commemorating the tenth anniversary of the mandate on sexual violence in conflict. Photo: UN Women/Ryan Brown
Demecia Yat, sobreviviente de violencia sexual en época de conflicto en Guatemala, comparte su historia en un evento conmemorando el 10° aniversario del mandato sobre violencia sexual en conflicto. Foto: ONU Mujeres/Ryan Brown

Demecia Yat, una sobreviviente de violencia sexual durante el conflicto armado interno, habló sobre la importancia de escuchar a las sobrevivientes y aprender de ellas. Como una de las Abuelas de Sepur Zarco, Yat y otras mujeres indígenas llevaron su caso a la más alta corte en Guatemala en 2011. El caso resultó en la condena de dos ex oficiales militares por crímenes contra la humanidad y otorgó 18 medidas de reparación a las mujeres sobrevivientes y su comunidad.

“No queremos que la historia se repita. Queremos avanzar para que nuestros hijos y nietos no pasen por esto”, dijo Yat. “Debemos trabajar por la paz y la justicia”.

Otras sobrevivientes que hablaron en el evento hicieron eco de este sentimiento, y llamaron a apoyar la implementación de los compromisos que se les han hecho, incluyendo aquellos orientados al cumplimiento de la justicia y las reparaciones.

“Por más de 20 años, hemos escuchado promesas. Promesas de poner fin a la guerra, de reconocer a las víctimas, de arrestar y sentenciar a los perpetradores…” dijo una sobreviviente de la República Democrática del Congo. “Puedo prometerles que [las víctimas] no están buscando lástima. Lo que necesitan es que estas promesas se vuelvan realidad”.

Otra sobreviviente de Sinjar, Irak, demandó mayor rendición de cuentas. “Cuando tenia 14 fui secuestrada por ISIS. Fui separada de mi familia, tomada prisionera y torturada… por tres largos años. Esos criminales no fueron llevados a la justicia”.

Durante el evento, la señora Patten y los Premio Nobel Denis Mukwege y Nadia Murad, lanzaron el nuevo Fondo Global para Sobrevivientes, que dará apoyo a sobrevivientes de violencia sexual relacionada con conflictos alrededor del mundo. Esto incluirá asistencia a gobiernos que deseen establecer sus propios mecanismos de reparación. Sobrevivientes, proveedores de servicio de primera línea y organizaciones de sociedad civil están entre los integrantes del cuerpo administrador del Fondo, que trabajará con gobiernos.

“El Fondo Global para Sobrevivientes transformará las vidas de miles de sobrevivientes y sus familias”, indicó la Premio Nobel y defensora de los derechos humanos Nadia Murad. “Es verdaderamente único porque está 100 por ciento centrado en las sobrevivientes. Ellas deben ser parte de la solución. Las reparaciones son un derecho… y ayudan a las sobrevivientes a sanar”.

“Hoy, lo que alguna vez vimos como una consecuencia inevitable de la guerra, se concibe como algo que puede ser prevenido”, indicó el Dr. Denis Mukwege. “Han sido diez años en que hemos pedido compensación para las víctimas de la violencia sexual [relacionada con conflictos]. Y el Fondo Global para Sobrevivientes es un avance significativo”. 

UN Women Executive Director Phumzile Mlambo-Ngcuka speaks at an event commemorating 10 years since the creation of the mandate at UN Headquarters in New York. Photo: UN Women/Ryan Brown
La Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, habla en un evento conmemorando los 10 años del mandato, en la Sede de Naciones Unidas en Nueva York. Foto: ONU Mujeres/Ryan Brown

La Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, hizo eco del llamado de apoyo hacia las sobrevivientes y enfatizó la necesidad de avances urgentes.

“Actualmente existe una impaciencia radical por mejores resultados y mayor impacto”, dijo, y comentando sobre la acción requerida durante la próxima década reafirmó el compromiso de ONU Mujeres con la promoción de acceso a la justicia para las víctimas, así como apoyo integral para las sobrevivientes.