Declaración de ONU Mujeres con ocasión del Día Internacional contra la Homofobia, la Bifobia, la Interfobia y la Transfobia, 2020

Rompamos el silencio

Fecha: domingo, 17 de mayo de 2020

IDAHOT

En todo el mundo, la pandemia de COVID-19 está exacerbando las desigualdades existentes, incluidas las basadas en la orientación sexual, la identidad de género y las características sexuales, con efectos a menudo devastadores para las personas LGBTIQ+, que ya de por sí son quienes más sufren la marginación y la exclusión. El lema de este Día Internacional contra la Homofobia,la Bifobia, el Interfobia y la Transfobia —Rompamos el silencio— llama nuestra atención sobre estas desigualdades en todo el mundo y nos pide unir esfuerzos contra la discriminación, las restricciones a las libertades básicas y el odio que sufren las personas LGBTIQ+, tanto en el contexto actual como en otros diferentes.

Esto es especialmente importante ahora, ya que las medidas de respuesta de emergencia de los gobiernos se están utilizando en algunos contextos para justificar el retroceso de los derechos y las protecciones esenciales de las personas LGBTIQ+ y, lo que es peor, culpabilizarlas del origen de la enfermedad. Romper el silencio es clave para poner fin al estigma, la fobia y la discriminación que las personas LGBTIQ+ viven en muchas sociedades. Es imprescindible asegurar que las personas LGBTIQ+ puedan disfrutar de una vida plena y visible en familias y comunidades sólidas, donde sus derechos estén completamente protegidos y esté garantizado su acceso a los servicios.

Las personas LGBTIQ+ se enfrentan sistemáticamente a obstáculos para acceder a los servicios de atención de la salud y de apoyo relacionados, especialmente en lugares donde sus identidades se consideran un delito o son perseguidas, y donde a menudo se les niegan tratamientos esenciales o sufren maltrato. Esto puede hacer que las personas eviten acudir a servicios de salud críticos por temor a ser arrestadas o ser objeto de violencia. El contexto pandémico está intensificando estos retos y aumentando las vulnerabilidades ante el COVID-19, además de los problemas sanitarios existentes. Cuando estas necesidades sanitarias pierden prioridad, incluida la atención médica relacionada con la transición de género, rápidamente surgen graves consecuencias para la salud mental y física.

Los impactos sociales y económicos de la crisis del COVID-19 ya afectan seriamente a las personas LGBTIQ+, inhibiendo incluso su acceso a medios de vida y vivienda, especialmente allí donde las redes de seguridad social son precarias. Las medidas de cuarentena provocan que personas LGBTIQ+, en particular la juventud, se encuentre en situación de peligro en hogares hostiles o relaciones de maltrato. Las personas transgénero están más expuestas que nunca a la discriminación, el acoso policial y la falta de acceso a los tribunales en países donde la pandemia ejerce presiones adicionales sobre las instituciones judiciales y de seguridad. Las personas migrantes LGBTIQ+, quienes solicitan asilo y las minorías raciales y étnicas son especialmente vulnerables.

Hoy —y todos los días— ONU Mujeres hace un llamado urgente a comunidades y gobiernos de todo el mundo para que defiendan los derechos LGBTIQ+. A fin de hacer frente a esta pandemia al tiempo que se defienden los derechos a la salud de todas las personas, ONU Mujeres pide más apoyo y refugios para las y los sobrevivientes de la violencia, para que las personas LGBTIQ+ tengan igual acceso a los servicios de salud y también se beneficien de los paquetes de estímulo estatales y la protección social, incluidas ayudas de alimentos y para cubrir el alquiler de la vivienda. Las autoridades deben recopilar datos de forma exhaustiva para garantizar que se tengan en cuenta las necesidades y los riesgos propios del colectivo LGBTIQ+ y que se aborden en políticas y presupuestos. Las protecciones jurídicas para las personas LGBTIQ+ deben ser preservadas y fortalecidas a fin de asegurar que esta crisis no se convierta en una excusa para revertir los avances ganados con tanto esfuerzo.

ONU Mujeres no ceja en su apoyo a los derechos LGBTIQ+, reconociendo, respetando y celebrando la diversidad y la resiliencia de nuestras comunidades en todo el mundo.