Seamos creativos: formas innovadoras de financiar a las mujeres en América Latina

La creación de un ecosistema de inversores para las mujeres empresarias puede ayudar a cerrar las brechas existentes en financiamiento.

Fecha: miércoles, 21 de octubre de 2020

Foto Americas Quarterly_GettyImages-1164925848-2
Foto: Americas Quarterly

Por María-Noel Vaeza, Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe

La evidencia es clara: Invertir en mujeres es un buen negocio. Si las mujeres de todos los países desempeñaran un papel idéntico al de los hombres en los mercados, McKinsey Global Institute calcula que, hasta 28 billones de dólares o un 26% adicional, podrían añadirse al PIB mundial para el 2025.

En América Latina y el Caribe, una de las regiones más emprendedoras del mundo, también tenemos una de las tasas de fracaso más altas para las mujeres emprendedoras. Sin financiamiento, las empresas propiedad de mujeres no pueden crecer más allá de la categoría de microempresa o salir de la economía informal, y esto tiene un impacto en el crecimiento económico.

Cerrar esta brecha depende no sólo de que los gobiernos adopten políticas públicas favorables, sino también de fomentar un entorno propicio con la participación activa del sector empresarial. Existe una oportunidad para que el sector privado avance la igualdad mediante la incorporación de lentes de género en el financiamiento innovador. Este lente puede ayudar a identificar vías para desarrollar el valor social y financiero, incluidas las innovaciones en campos en los que las mujeres están tradicionalmente subrepresentadas.

Es crucial que la rentabilidad y el impacto de los nuevos mecanismos de financiamiento o vehículos de inversión que son relevantes para las necesidades de las mujeres se hagan visibles.

Para construir el lado de la oferta, también debemos ampliar y fortalecer la formación y mentoría de las mujeres emprendedoras, para prepararlas para competir por oportunidades. Por ejemplo, las instituciones financieras internacionales pueden ampliar líneas de crédito específicas para los bancos que ofrecen capacitación a las mujeres.

Las redes de contacto son muy eficaces, pero necesitamos fortalecer las redes de inversores. La Unión Europea tiene su plataforma en línea, Wegate; el brazo de inversión del sector privado del Banco Mundial, IFC, tiene We-Fi; y ONU Mujeres está elaborando una propuesta de iniciativa para aumentar el financiamiento innovador dirigida a las mujeres y los emprendimientos empresariales entre América Latina y el Caribe y la Unión Europea.

Y por último, debemos aumentar la participación de las mujeres como inversionistas. Hoy en día, las cifras de la CFI muestran que las empresas dirigidas por mujeres recibieron un escaso 7% de todas las inversiones de capital privado y capital de riesgo. También es necesario reconocer el papel crucial de las mujeres inversionistas como agentes de cambio y su impacto en la economía. Y la investigación muestra que las empresas donde hay equilibrio de género entre los funcionarios de inversión en realidad tienen mayores rendimientos.

Junto con las barreras existentes, la crisis COVID-19 está teniendo un impacto desproporcionado en las mujeres y las niñas. Si no actuamos ahora, la sobrerrepresentación de las mujeres en el sector informal significa que las desigualdades existentes, especialmente la falta de acceso a los recursos productivos, aumentarán, profundizando la brecha de género.

Es crucial que no permitamos que la actual crisis económica y social traslade la igualdad de género a la mira, porque ahora, más que nunca, es esencial invertir en las mujeres.

Texto publicado originalmente en Americas Quarterly, parte del reporte de AQ sobre cerrar las brechas de género

 

La evidencia es clara: Invertir en mujeres es un buen negocio. Si las mujeres de todos los países desempeñaran un papel idéntico al de los hombres en los mercados, McKinsey Global Institute calcula que, hasta 28 billones de dólares o un 26% adicional, podrían añadirse al PIB mundial para el 2025.

En América Latina y el Caribe, una de las regiones más emprendedoras del mundo, también tenemos una de las tasas de fracaso más altas para las mujeres emprendedoras. Sin financiamiento, las empresas propiedad de mujeres no pueden crecer más allá de la categoría de microempresa o salir de la economía informal, y esto tiene un impacto en el crecimiento económico.