Artesanas paraguayas hacen frente a la crisis con solidaridad y autogestión

Fecha: viernes, 26 de junio de 2020

Artesanas paraguayas
Foto: Alejandra Gómez

La crisis económica causada por la pandemia de COVID-19 ha afectado a millones de mujeres en el mundo, sobre todo a aquellas dedicadas al trabajo independiente.

Hace más de tres meses, desde el inicio de la cuarentena, mujeres artesanas de la ciudad de Itá, ubicada a 37 km de la capital paraguaya, han quedado sin ingresos fijos.

Artesanas paraguayas
Foto: ONU Mujeres/Alejandra Gómez

Las medidas de aislamiento impuestas por el gobierno para evitar la propagación del virus, ha impedido que puedan comercializar sus artesanías. La situación ha causado una gran preocupación en las mujeres, ya que gran parte de ellas tienen a su cargo el cuidado de niños y adultos mayores. Para hacer frente a la crisis, decidieron organizarse.

Mirian Cáceres, presidenta de la Asociación de Artesanas de Cestería y Cerámica, organización que actualmente cuenta con treinta y seis mujeres de la zona, comenta que una de las principales acciones que decidieron emprender para paliar el hambre, fue la organización de ollas populares.

Artesanas paraguayas
Foto: ONU Mujeres/Alejandra Gómez

Entre todas colaboran con los ingredientes y cocinan para las familias más necesitadas. "La única manera de sobrevivir a esta pandemia es mediante la solidaridad y la autogestión, hay compañeras que tienen niños que alimentar y dependen solo de lo que venden en el día" afirmó.

Mirian es ceramista, tiene 50 años, es madre de cuatro hijos y abuela de tres niños. La asociación que preside forma parte del proyecto "Promoviendo el emprendedurismo de las mujeres en el Mercosur" llevado adelante por ONU Mujeres y el Ministerio de la Mujer de Paraguay.

Artesanas paraguayas
Foto: ONU Mujeres/Alejandra Gómez

El proyecto ha movilizado a más de cuatrocientas emprendendoras del país, quienes han podido formarse en diferentes áreas con el fin de empoderarse económicamente. A lo largo de dos años, han aprendido sobre comercialización, administración, uso de medios tecnológicos y derechos básicos. Además, las mujeres han recibido insumos y herramientas para ampliar sus negocios y seguir trabajando.

"El proyecto ha sido importantísimo para nuestra comunidad, nos ha impulsado a mejorar no solo en lo profesional sino también en lo personal, hemos tejido redes solidarias entre nosotras y descubrimos que cuando las mujeres se unen no hay crisis que pueda con nosotras" sostuvo.


 
Las crisis económicas y sociales impactan de manera desigual a las mujeres. Un mecanismo rápido de respuesta que sirve para hacer llegar ingresos a la población más afectada por la crisis del COVID-19 son los programas de transferencias monetarias. Para que sean efectivos, estos programas tienen que contemplar la dimensión de género y tomar en cuenta las necesidades diferenciadas de las mujeres en su diseño e implementación. Acceda al documento “Transferencias monetarias e igualdad de género: cómo mejorar su efectividad para enfrentar la crisis del COVID-19” para conocer más sobre cómo las transferencias monetarias pueden contribuir a la igualdad de género