Cuando quedarse en casa no es seguro

Webinar del Banco Interamericano de Desarrollo y ONU Mujeres

Fecha: lunes, 27 de abril de 2020

Datos recientes de los países que padecen de COVID-19 confirman que la violencia contra las mujeres (VCM) dentro del hogar se está aumentado de manera exponencial en América Latina y el Caribe. Los factores inherentes a la crisis que incrementan el riesgo de comportamientos violentos dentro del hogar son, entre otros: el estrés económico; la incertidumbre y ansiedad; el encierro y la distancia social de vecinos y familiares deja a las víctimas desprotegidas.

“La violencia contra las mujeres y niñas se puede evitar y se puede prevenir. En situaciones de crisis suele aumentar y por este motivo es crucial que los países fortalezcan sus estrategias de prevención y atención. Necesitamos un cambio de paradigma. La violencia contra las mujeres no es un problema de las mujeres, es un problema de la sociedad en su conjunto. Es un problema del machismo y de las masculinidades violentas y nocivas. Desde ONU Mujeres hacemos un llamado a la acción para asegurar que los servicios de atención y respuesta a la violencia contra las mujeres se consideren servicios esenciales durante la pandemia,” indicó María Noel Vaeza, Directora Regional de ONU MUjeres.

 

La implementación de medidas de distanciamiento social obliga a las agencias gubernamentales y a las organizaciones de la sociedad civil a reducir la oferta y ajustar las modalidades de los servicios de atención a la VCM y en particular a la violencia que sucede dentro de los hogares.

Esta sesión conjunta tuvo como objetivo lanzar un llamado a la acción dirigida al sector público: para el mantenimiento y reforzamiento de los servicios de prevención y atención a violencia contra las mujeres, los niños y las niñas; los medios de comunicación, formales e informales, contribuir a prevenir violencia doméstica, incentivando comportamientos positivos y de corresponsabilidad en los hogares y a los empleadores a proveer mecanismos que contribuyan a su empleados a mantener un balance entre sus responsabilidades laborales y familiares; incentivar la corresponsabilidad y proveer acceso a mecanismos de protección y apoyo en caso se encuentren en riesgo.

 

Recursos Adicionales: