Cultivando el cambio: Las mujeres agricultoras de Dominica encuentran nuevos caminos hacia el mercado en medio de los cierres de COVID-19

Fecha: lunes, 1 de junio de 2020

Kimara Lugay of Lindo Mart Supermarket, Lennisha Leblanc of Morne Prosper Women Farmers Group, Vanessa Julien of Warner Farmers Producers Inc., and Priscilla Jean Jacques of Morne Prosper. Photo: UN Women/Dawn Francis
Kimara Lugay de Lindo Mart Supermarket, Lennisha Leblanc de Morne Prosper Women Farmers Group, Vanessa Julien de Warner Farmers Producers Inc. y Priscilla Jean Jacques de Morne Prosper. Foto: ONU Mujeres / Dawn Francis

En Dominica, los campos y jardines de las mujeres campesinas están llenos y sus bodegas se acumulan rápidamente. Con los mercados y restaurantes cerrados debido a las medidas de cierre de COVID-19, los agricultores tienen pocas oportunidades de vender, lo que da lugar a excedentes de productos frescos y a la escasez de dinero para pagar las facturas.

"Todas hemos sido afectados por el COVID-19. Tenemos muchas cosas en nuestros jardines que no podemos vender. No podemos vender en el mercado, y los supermercados están pidiendo menos mercancía que antes. Necesitamos dinero para pagar las facturas. Tenemos que proveernos de todo", explicó una agricultora durante una conversación con ONU Mujeres.

Women farmers package and label vegetables for sale at a member’s home, as their factory construction was stalled due to COVID-19 restrictions on movement and work. Photo: UN Women/Dawn Francis
Las mujeres agricultoras empaquetan y etiquetan las verduras para la venta en la casa de un miembro, ya que la construcción de su fábrica se detuvo debido a las restricciones de COVID-19 sobre el movimiento y el trabajo. Foto: ONU Mujeres / Dawn Francis

Las agricultoras empaquetan y etiquetan las verduras para venderlas en la casa de un miembro, ya que la construcción de su fábrica se paralizó debido a las restricciones de COVID-19 a la circulación y el trabajo.

Los puntos de venta de las mujeres agricultoras fueron eliminados casi por completo debido a las medidas para reducir la propagación del coronavirus extendido a lo largo del pequeño país insular. Inicialmente, los mercados de productos agrícolas cerraron debido a los toques de queda del fin de semana, y las ventas en los supermercados y restaurantes también se interrumpieron. El cierre de los puertos significó que no podían vender a los exportadores de productos frescos; y la venta directa a particulares y las transacciones en efectivo eran arriesgadas, ya que los agricultores temían infectarse.

Sin vías seguras para vender sus productos, las cosechas se dejaban dañar, y el trabajo de toda una temporada se perdía sin ningún beneficio.

La pérdida de ingresos ha sido particularmente difícil de asumir para las mujeres agricultoras de Dominica, ya que estaban empezando a recuperar su posición financiera después de que el huracán María, de categoría 5 arrasara la isla en septiembre de 2017. La devastadora tormenta había arrasado con sus cultivos y destruido sus equipos, herramientas e infraestructura.

La lucha de las mujeres por recuperar sus tierras y sus medios de vida había sido un arduo viaje, y ahora, la crisis de COVID-19 supone un gran revés para su progreso.

Para apoyar a las mujeres agricultoras durante esta crisis, ONU Mujeres ha reorientado su proyecto, que inicialmente pretendía establecer un banco de semillas para protegerse de futuros desastres. Ahora el proyecto girará temporalmente para conectar a los agricultores de cuatro grupos - Morne Prosper, Bellevue Chopin, North East Women Farmers' Group y Warner Farmers Producers Inc. - con nuevos puntos de venta y oportunidades de mercado.

Parte de la estrategia incluye el desarrollo y la distribución de un inventario semanal de productos para que los minoristas y los particulares puedan hacer pedidos directamente a las agricultoras.

Para empezar, el supermercado, Lindo Mart, ha hecho pedidos a un grupo de mujeres agricultoras de condimentos, verduras y frutas frescas.

The group readies fresh food packages for sale through supermarkets or direct deliveries. Photo: UN Women/Dawn Francis
El grupo prepara paquetes de alimentos frescos para la venta a través de supermercados o entregas directas. Foto: ONU Mujeres / Dawn Francis

Priscilla Jean Jacques, del grupo Morne Prosper, ha sido agricultora desde hace más de 20 años, dijo: "Cuando vi a las agricultoras de Morne Prosper anunciándose en el sitio web de Lindo Mart, me sentí muy orgullosa. Sólo le pido a Dios que abra la puerta para más negocios".

Jacques explicó que las 22 integrantes de su grupo de mujeres cultivan condimentos esenciales, que siempre tienen una gran demanda.

Han comenzado a envasar y etiquetar sus productos en casa porque la construcción de su fábrica se ha paralizado debido a las medidas de cierre de COVID-19.

Vanessa Julien, coordinadora de Warner Farmers Producers Inc., está de acuerdo en que el proyecto ya está marcando la diferencia. "Soy una agricultora de papas dulces. Lindo Mart normalmente no compra batatas, pero debido al proyecto, están tratando de ayudarnos. Ahora tengo un mercado", comparte. "En base a las ventas, puede que soliciten una cantidad mayor la próxima semana." El éxito inicial del proyecto la ha animado a sembrar otros cultivos.

Dawn Francis, coordinadora del proyecto de ONU Mujeres, compartió que el proyecto también ha creado una oportunidad para una joven empresaria, Callister Sango. Sango está anunciando los productos de las mujeres agricultoras y su información de contacto en su plataforma en línea, AgriVertise, y en su página de Facebook. Como resultado, las agricultoras han recibido más pedidos de productos frescos a través de las plataformas en línea.

Para ayudarles a mantenerse al día con la demanda digital, ONU Mujeres ha patrocinado créditos de datos de celulares para que puedan hacer más negocios usando sus teléfonos celulares.

"ONU Mujeres se complace en apoyar a las mujeres agricultoras de Dominica durante este período difícil", dijo la especialista del programa del Caribe de ONU Mujeres, Isiuwa Iyahen. Antes de que se produjera la crisis de COVID-19, las mujeres agricultoras de Dominica y de otras naciones caribeñas tenían que vivir con la constante amenaza de desastres (principalmente huracanes) y los impactos negativos del cambio climático. "Como muchas de estas agricultoras todavía se están recuperando del huracán María, ahora tienen que hacer frente a la amenaza existencial de la pandemia de COVID-19. Debido a los cierres de fronteras y las interrupciones en las cadenas de suministro mundiales, esta pandemia nos recuerda la importancia de preservar la agricultura local, ya que las mujeres agricultoras son fundamentales para mantener el suministro de alimentos a las personas, los hogares y el país en su conjunto".

Northeast Women Farmers Group pictured in 2017 when UN Women supported the group to bring farms back into production post-hurricane. Photo: UN Women/Sharon Carter-Burke
Northeast Women Farmers Group representado en 2017 cuando ONU Mujeres apoyó al grupo para que las granjas volvieran a la producción después del huracán. Foto: ONU Mujeres / Sharon Carter-Burke

Al involucrar a las empresas de toda la comunidad, el proyecto está creciendo rápidamente. Ha involucrado a sastres que ahora cosen máscaras faciales reutilizables que los agricultores pueden usar.

La Agencia de Exportación e Importación de Dominica (DEXIA) ha autorizado el acceso a sus cobertizos de embalaje en Fond Cole y Portsmouth para el envasado de los productos frescos, y se ha establecido un servicio de autobuses para la entrega sin contacto. Además, la Cruz Roja de Dominica ha hecho un pedido de 250 paquetes de productos frescos que se incluirán en los paquetes de atención a las personas vulnerables de la comunidad.

Si bien puede llevar años recuperar lo que se ha perdido a causa de la crisis de COVID-19 y, antes de ello, del huracán María, se han sembrado semillas de esperanza y la recuperación está echando raíces en la isla.