Día Internacional de la Paz

Declaración de ONU Mujeres para el Día Internacional de la Paz, 21 de septiembre de 2020

El poder de las mujeres para la construcción de paz es vital para la seguridad de nuestro mundo

Fecha: lunes, 21 de septiembre de 2020

La paz es un prerrequisito para la salud, la igualdad y la seguridad humana. Nuestra capacidad para vivir vidas dignas y plenas depende de actuar sin miedo, en respeto mutuo y de la coexistencia. Hoy, al conmemorar el Día Internacional de la Paz, unos 2,000 millones de personas viven en zonas afectadas por conflictos armados. Luchan por sobrevivir a través del desplazamiento forzado y las economías e infraestructuras colapsadas. La desigualdad profunda y sistémica genera tensiones que pueden encender diferentes formas de conflicto. En muchas regiones del mundo, los impactos del cambio climático están exacerbando las condiciones que amenazan la paz y la seguridad. Y las devastadoras consecuencias sociales y económicas de COVID-19 se han unido a las normas de género discriminatorias y a la dinámica de poder desigual para alimentar la inseguridad y la fragilidad.

Hoy, ONU Mujeres hace un llamado a todas las partes beligerantes para que bajen las armas y atiendan la solicitud del Secretario General de las Naciones Unidas para un alto al fuego mundial. Podemos evitar que este virus mortal añada otra capa de tragedia y podemos cesar las innumerables agresiones que impiden a todas las personas vivir en paz.

Las acciones por la paz y la seguridad deben extenderse a muchos frentes. A diario, vemos ataques contra mujeres defensoras de derechos humanos, estigmatización, xenofobia y un aumento de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas. Los avances históricos y la interrupción del poder patriarcal logrados por los movimientos de mujeres en los 25 años transcurridos desde la adopción de la Plataforma de Acción de Beijing han encontrado una reacción sostenida.

La pandemia actual nos recuerda lo conectados que estamos y resalta la necesidad de reconocer y respetar la humanidad de los demás. Las mujeres han sido el núcleo de la respuesta al COVID-19, tanto dentro de sus hogares como cuidadoras, como en todas las facetas de los servicios de salud. Esto no es diferente en las zonas de conflicto donde la provisión de salud tiende a politizarse y los grupos de mujeres, a menudo actoras clave que trabajan para prevenir conflictos, son fuentes confiables de información y atención. Son las mujeres, integradas en las comunidades, las que también están previniendo la propagación del virus.

Históricamente, las mujeres han desempeñado un papel importante en la búsqueda de la paz. La agenda de las mujeres, la paz y la seguridad, que celebra su 20° aniversario en este año de crisis, proporciona un marco para una paz sostenible. La evidencia es clara: tener mujeres en la mesa de paz genera una mayor participación y fortalece la rendición de cuentas por la implementación. La implicación de las mujeres también hace que la paz sea más duradera porque, con su contribución, los acuerdos van más allá del ámbito del poder a las realidades de las personas.

ONU Mujeres está con todas las mujeres, incluidas las jóvenes, en todo el mundo defendiendo la paz: desde las madres que están celebrando la vigilia por los desaparecidos, hasta las mujeres que marchan contra la brutalidad policial; desde las mujeres de los campos de refugiados que navegan por un complejo panorama de género, hasta las que negocian el alto el fuego en todo el mundo. Saludamos a las mujeres de Afganistán, que luchan por preservar sus derechos ganados con fuerza y buscamos un asiento en la mesa de paz para determinar el futuro de su país. Estamos con las más de 100 organizaciones de mujeres en todo Irak, Libia, Palestina, Siria y Yemen que piden urgentemente una tregua COVID-19 y contribuyen a la paz a largo plazo.

El futuro de nuestros países y comunidades pertenece a todas las personas. Al crear una respuesta COVID-19 que sea verdaderamente inclusiva y arraigada en el poder de la paz dirigida por las mujeres, tenemos una oportunidad transformadora para construir mejor, en un mundo más pacífico, sostenible y equitativo.