Take Five: “Lo que estamos viviendo en estos momentos es una lección de vida para todos”

Natalia Klinsky Amelunge tiene 28 años y este es su segundo año ejerciendo como médico general. Actualmente está trabajando en el área de epidemiología de COVID-19 en la Caja Nacional de Salud en Bolivia y el en Centro de Salud Municipal de primer nivel Anita Leigue. Conversó con ONU Mujeres sobre los retos que enfrentan las mujeres en la primera línea de respuesta en Bolivia.

Fecha: miércoles, 6 de mayo de 2020

Covid-19 Historia de vida Dr Natalia Bolivia
 

¿Cómo ha influido la crisis del COVID-19 en tu trabajo?

Estudié Medicina para poder ayudar a las personas, amo mi trabajo, amo atender pacientes y estoy orgullosa ser parte de los guerreros de salud en estos momentos tan difíciles para la humanidad. Me encuentro ejerciendo mi profesión durante dos años, y como parte de esta nueva generación de médicos y médicas, tengo el firme compromiso de velar por el derecho a la salud, y aún más en esta etapa tan difícil a la que nos estamos enfrentando con el COVID-19.

¿Cuáles son los desafíos únicos a los que se enfrentan las mujeres que están en la primera línea de atención?

Generalmente las mujeres somos las que cuidamos de nuestros hijos, de nuestros padres, y como sabemos, los pacientes mayores son los de más alto riesgo. Acá, en Bolivia, podemos ver que el personal de salud que está más en contacto con los enfermos de COVID-19 son mujeres. Afortunadamente soy una persona joven, que cuenta con buena salud y no tengo niños en casa, pero sí vivo con mi madre; tengo mucho temor de contagiarla. Sin embargo, muchas colegas, tanto doctoras, enfermeras, personal de limpieza y laboratorio, muchas de ellas, madres solteras, tienen hijos pequeños menores de 5 años a los que tienen que atender, corriendo el riesgo tanto de contagiarse ellas como de contagiar a sus niños. El gran temor que tememos es haber llevado el virus a casa o temiendo habernos contagiado y tener que dejar a los hijos, padres o familia al tener que ser hospitalizadas.

¿Qué rol están jugando las mujeres en la respuesta en tu país?

En el personal de salud, no importa el género, todos estamos en esto juntos. Por ejemplo, en primera línea, que es el pre-triaje y el triaje, nos encontramos valientes doctores, tanto hombres como mujeres. La toma de muestra, la realiza el personal de laboratorio capacitado, ya sea hombre o mujer. En la atención hospitalaria, la mayoría de las enfermeras son mujeres. Todos los doctores que se encargan de las salas de sospechosos, positivos y sala de terapia intensiva, realizan turnos, y estos doctores son hombres y mujeres. La gran mayoría del personal de limpieza son mujeres, en esta guerra todos somos soldados.

¿De qué manera se está trabajando en la respuesta para llegar a las mujeres y poblaciones más vulnerables?

En Bolivia ONU Mujeres está realizando campañas de sensibilización y concientización sobre la carga laboral y los niveles de violencia que enfrentan las mujeres en tiempos de COVID-19, ya que no solamente el personal de salud se encuentra bajo riesgo, sino también, las mujeres que trabajan día a día a pesar de la cuarentena, en bancos, supermercados, farmacias, trabajadoras de aseo urbano, entre otros, que deben regresar a su hogar a cumplir también su rol de madre, hija y esposa, lo que implica hasta una triple jornada laboral.

Al mismo tiempo, están atentas a los múltiples casos de violencia que se puedan presentar contra mujeres, niñas y niños, sacando constantemente información en todos los medios de comunicación para evitar y denunciar estos actos de violencia.

ONU Mujeres en Bolivia también brinda asistencia humanitaria en los campamentos de migrantes, en la que se encuentran muchos ciudadanos bolivianos en la frontera con Chile, donde ONU Mujeres se encuentra enviando artículos de primera necesidad como víveres, ropa y cobijas, para contribuir a la ayuda humanitaria que también les está enviando el gobierno, mientras se implementa su retorno ordenado al país.

¿Qué efecto crees que esta pandemia tendrá sobre las mujeres y las niñas en el futuro en Bolivia?

Creo, que lo que estamos viviendo en estos momentos es una lección de vida para todos. Muchas mujeres nos hemos dado cuenta de lo fuerte que somos. Mucha gente está pasando hambre en esta cuarentena, y frente a ellos se observan varias campañas de solidaridad dirigidas por mujeres. Ahora somos más solidarias, somos un grupo de mujeres valientes, y hemos llevado víveres a hogares de niñas, niños, adultos mayores, a los barrios más necesitados, incluso a refugios de animales.

Al haber estado, en su gran mayoría, mujeres al frente en esta gran batalla durante la pandemia, nos sentiremos orgullosas y con derecho a ser tratadas con más respeto, e igualdad tanto personal como profesionalmente, rompiendo estereotipos como que las mujeres solo pueden ser amas de casa y madres, y que así como pudimos sobrellevar trabajo y familia, los hombres también pueden hacer lo mismo.

Creo que el efecto que tendrá sobre las mujeres y niñas bolivianas en el futuro es estar conscientes de la fortaleza que tenemos como mujeres para afrontar las adversidades, y saber que podemos con todo, ¡somos unas guerreras!

Nunca olvidaremos que pasamos por una pandemia mundial, que estuvimos firme y haciéndole frente a todo, y eso debería darnos mayor autoestima y respeto como mujeres.

Como mujer y doctora, que estoy iniciando mi carrera en el área de salud, me siento orgullosa de haber podido estar al frente de esta batalla, ayudando a las personas, y me siento preparada para enfrentar todas las batallas que vengan.