Inversionistas por la igualdad pone a las mujeres en el centro

La iniciativa de ONU Mujeres Inversionistas por la Igualdad es una plataforma de encuentro y diálogo entre los actores del ecosistema de inversión innovadora. Se enmarca en "Ganar-Ganar: La igualdad de género es un buen negocio", un programa conjunto de ONU Mujeres y la Organización Internacional del Trabajo, con el apoyo financiero de la Unión Europea. ​

Fecha:

12 de noviembre  de 2020  - Invertir en mujeres conduce a un crecimiento económico más sólido, sostenible e inclusivo; esta fue la conclusión de la conferencia virtual realizada con motivo del lanzamiento de la iniciativa Inversionistas por la Igualdad, organizada por ONU Mujeres con el apoyo financiero de la Unión Europea.

En América Latina existe una brecha de crédito significativa de US$ 5.000 millones para microempresas de mujeres y de US$93.000 millones para

Foto inversionistas por la igualdad_Pamela Ogando
Caption Text

PYME lideradas por mujeres, de acuerdos a datos del BID Invest, y solo el 7% de la inversión del capital privado y de riesgo en los mercados emergentes se invierten en empresas dirigidas por mujeres, de acuerdo con la Corporación Financiera Internacional.

"Sin financiamiento las mujeres no pueden avanzar, por eso hoy estamos llamando a la acción para cambiar esta realidad, estos pocos porcentajes de inversión en el mundo financiero dedicado a las mujeres", dijo Maria Noel Vaeza, Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, al comienzo del  seminario.

En América Latina y el Caribe, las inversiones de impacto en empresas de mujeres siguen siendo muy poco representativas; sólo el 22% se hace en empresas con al menos una mujer fundadora y si se considera a todos los fundadores el porcentaje de inversión desciende al 8%.

Vaeza añadió: "Las mujeres tienen un poder transformador y necesitan acceso a grandes cantidades de capital para desarrollar todo su potencial. Y creo que podemos hacerlo de manera revolucionaria, así que los invito a sumarse a esta revolución”, inaugurando la  conferencia  junto con Marc Fiedrich, Director Adjunto del Servicio de Instrumentos de Política Exterior de la Comisión Europea.

La evidencia es clara; invertir con enfoque de género es un buen negocio según estudios. “Empresas lideradas por mujeres producen el doble por cada dólar invertido que las fundadas por hombres”, expresó Suzanne Biegel, líder mundial en inversiones inteligentes en materia de género. Añadió, además, que existen aproximadamente 50 fondos de inversión que movilizan 3.4 millones en empresas que priorizaban la igualdad de género.

"Necesitamos desarrollar nuevas herramientas que nos permitan recuperarnos económicamente de manera más igualitaria, proporcionando las herramientas financieras adecuadas”, señaló Marc Fiedrich de la Unión Europea. Por lo que esta iniciativa representa una oportunidad para cambiar esta realidad y la manera en la que pensamos sobre hacer negocios. Nuestras sociedades necesitan el crecimiento inclusivo y el bienestar económico y social que las mujeres pueden producir cuando son capaces de implementar sus proyectos”, subrayó.

"(…) Debemos avanzar con acciones concretas para garantizar el acceso al financiamiento para las mujeres”, consideró Juan Carlos Mora, presidente de Bancolombia, quien inauguró el panel La igualdad de género es un buen negocio. Este espacio estuvo moderado por la periodista Claudia Palacios y contó con la participación de Silvina Moschini, la única emprendedora latinoamericana fundadora de una startup "unicornio",[1] Agostina Pechi, de Goldman Sachs, Liliana Fried, CEO de Montevideo Fintech Forum, y Alexandra Brandao, Directora Global de Recursos Humanos del Banco Santander.

Parte del problema de las inversiones de riesgo es que tradicionalmente quienes manejan los grandes capitales o firmas son hombres, y tienden a invertir en gente que se ven como ellos, en los hombres. “Por esto es más que importante tener mujeres inversionistas”, mencionó Silvina Moschini y animó a las emprendedoras a soñar en grande: “cuando las mujeres emprenden lo hacen para tener impacto y cambiar al mundo”.

No cabe duda de que la brecha de género que existe en el ecosistema financiero se ha profundizado durante la pandemia, y esto ha afectado de manera diferenciada a las mujeres. El sector privado juega un rol preponderante para cerrarla y alcanzar la igualdad, “la colaboración de todos los actores en el ecosistema financiero será clave para poder reconstruir y generar políticas de inclusión que garanticen el acceso al financiamiento de las mujeres”, expresó Agostina Pechi de Goldman Sachs.

Por su parte Liliana Fried de WeFintech y Alexandra Brandao de Santander hicieron referencia a la necesidad de contar con equipos inclusivos y mejorar las redes de colaboración para lograr tener mayores impactos en el ecosistema.

Vinicius Pinhiero, Director Regional de la OIT, en sus palabras de cierre expresó que el “problema de la falta de financiamiento es un problema muy complejo que es necesario atacar de diferentes formas” pero la meta es clara “debemos trabajar juntos para cambiar la mentalidad y tener un clima más favorable para las mujeres”.

Mayor participación de las mujeres y mayor inversión fue el llamado colectivo durante el evento; se necesita mayor presencia de mujeres en el sector financiero, en la toma de decisiones, como emprendedoras, empresarias, pero también como inversionistas.

A pesar de los grandes desafíos, y ahora más que nunca, las mujeres son la fuerza motriz de la recuperación económica post COVID. “Tenemos que transformar el ecosistema financiero para empoderar a las mujeres, promover la igualdad de género y contribuir a un desarrollo sostenible más inclusivo e integral”, fueron las palabras finales de la Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, María-Noel Vaeza.
 

Para consultas y arreglos de entrevistas:

Oficina Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe

Correo electrónico: [ Click to reveal ]; Whatsapp: +301 648 8026

 



[1] Startups lanzadas por jóvenes de menos de cuarenta años, que están valoradas en más de 1.000 millones de dólares y que todavía no han salido a bolsa.