Invertir en las mujeres: un camino rentable al empoderamiento y la igualdad

Fecha: jueves, 6 de mayo de 2021

Inversionistas por la igualdad - Panelistas WEB

Panamá, 04 de mayo, 2021. En América Latina y el Caribe existe una brecha significativa, pero muchas veces inadvertida. Se trata de una forma más de desigualdad, otra discriminación hacia las mujeres: el acceso al crédito.

De acuerdo con datos de BID Invest, el brazo del Banco Interamericano de Desarrollo que trabaja con el sector privado, para el 2017 las microempresas propiedad de mujeres recibieron US$5.000 millones menos de financiamiento que las dirigidas por hombres.

Y en las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMEs) lideradas por mujeres, la brecha de crédito llegó a los US$93.000 millones. Una paradoja, si se toma en cuenta que el 22% de las mujeres de América Latina y el Caribe trabajan por cuenta propia.

Según los datos publicados por la Corporación Financiera Internacional (CFI), solo el 5% del total de los fondos de capital de riesgo y capital de inversión son para empresas dirigidas por mujeres.

Además, el financiamiento promedio de capital de riesgo y de inversión que reciben las empresas dirigidas por mujeres es de US$500.000, en comparación con los 12 millones de dólares destinados a empresas dirigidas por hombre.

A pesar de este desafío para acceder al financiamiento, las empresas de mujeres o dirigidas por mujeres producen 78 centavos por cada dólar invertido, a diferencia de apenas 31 centavos de los emprendimientos masculinos, según el Boston Consulting Group.

“Si las mujeres generan más ingresos, deciden sobre el consumo y emprenden con rentabilidad, ¿por qué tienen menos oportunidades?”, se preguntaba recientemente la Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, María Noel Vaeza.

La interrogante iba dirigida al panel del evento “Inversión, Mujeres y Tecnología”, organizado por ONU Mujeres en el marco de la iniciativa Inversionistas por la Igualdad, que busca para promover el financiamiento innovador y las inversiones con enfoque de género en América Latina y el Caribe

El evento, moderado por Isabel de Saint-Malo, ex vicepresidenta de Panamá, contó con la participación de Silvina Moschini, primera startup unicornio de América Latina y Fundadora de SheWorks!, Maren Lau, vicepresidenta de Facebook para América Latina, Marcelo Melamed, vicepresidente de Recursos Humanos de América Latina para Lumen Technologies; Paloma Castellano, directora de Wayra, el brazo de inversión, innovación abierta y apoyo al emprendimiento de Telefónica en Hispanoamérica, y Leonardo Villa Reynolds, gerente de portafolio de la Administradora de Fondos para el Retiro de México.

Uno de los desafíos para el empoderamiento económico de las mujeres es la movilización del capital para negocios de impacto, diversificar las fuentes de financiamiento y el desarrollo de más mecanismos innovadores. Cuando hablamos de tecnología, las mujeres reciben apenas el 2% del capital invertido en esa industria.

“El futuro del mundo es tecnológico, y este futuro no puede dejar fuera al 50% de la población. Invertir en las mujeres hoy construye un futuro más diverso y pleno”, dijo Paloma Castellano. Para Marcelo Melamed, las empresas diversas e inclusivas son más rentables. Y esto sea a través de la creación de estrategias que contemplen las capacidades y conocimientos de todo el equipo de trabajo”.

“Un aumento de mujeres en los puestos de liderazgo de las empresas está asociado con un aumento del 15% en la rentabilidad. Necesitamos acciones y no intenciones, para así cambiar la realidad y no solamente la narrativa”, apuntó Silvina Moschini.

Para Leonardo Villa, las mujeres deben estar involucradas en el diseño de las organizaciones, “impactando la cultura de las organizaciones desde los tomadores de decisiones estratégicas. Lo anterior es más importante aún, en industrias claves que tienen mayor impacto en las sociedades, donde claramente el sector tecnológico lidera la lista”.

Entre los desafíos para lograr una igualdad sustantiva para mujeres y niñas, y su empoderamiento, y ante el avance acelerado hacia una Cuarta Revolución Industrial (basada en el sector tecnológico), una tarea fundamental es cerrar la brecha digital entre mujeres y hombres.

A escala mundial, menos del 50% de las mujeres están conectadas a internet. En América Latina, si bien el 69% de las mujeres usa internet móvil, 70 millones de mujeres siguen sin usarlo.

Por eso para Lauren Mau, “la democratización del acceso a las herramientas y plataformas digitales permite a las mujeres, en especial las de poblaciones vulnerables, avanzar teniendo visión y futuro en la tecnología”.

Definitivamente aún falta mucho por hacer, pero el evento dejó claro que invertir en las mujeres es una sabia decisión: ayuda a cerrar brechas, mejora la rentabilidad y nos acerca a la igualdad de género.

Revive el webinario aquí: https://fb.me/e/5kP6MojCK

Acerca de la Iniciativa:

Inversionistas por la Igualdad es impulsada por ONU Mujeres en el marco del programa "Ganar-Ganar: la igualdad de género es un buen negocio", implementado por ONU Mujeres y la Organización Internacional del Trabajo, con el apoyo financiero de la Unión Europea.

Es una plataforma de encuentro y diálogo entre los actores del ecosistema de inversión para la promoción del financiamiento innovador y la movilización de inversiones con enfoque de género en América Latina y el Caribe.