Mujeres en espacios de poder: Dalia Bolaños, gobernadora indígena que lucha por los derechos de las mujeres en Nariño, Colombia

Dalia Bolaños Pascal es lo que en su comunidad llaman una “mujer tejedora de vida”. Es indígena y forma parte de la Unidad Indígena del Pueblo Awá. A sus 21 años es suplente Gobernadora del predio El Verde del resguardo Gran Sábalo en Nariño. Un cargo que históricamente ha sido ocupado por hombres.

Fecha: martes, 16 de marzo de 2021

COLOMBIADALIABOLAOSPASCAL
Foto: Dalia Bolaños Pascal 

Ser mujer, joven, lideresa social, defensora de los derechos humanos y ser gobernadora, es un acto encaminado a la igualdad y al acceso de oportunidades como una acción afirmativa desde la cosmovisión indígena. Dalia es la primera gobernadora suplente del predio El Verde, una de las 25 comunidades del resguardo Gran Sábalo ubicada en el departamento de Nariño, al sur de Colombia.

Para ella y para su pueblo, el hecho de que una mujer esté al frente de un cargo tan importante, toma por sorpresa a cualquiera, pues siempre habían sido espacios ocupados por hombres. Pero Dalia ha tenido la labor de conectar a su comunidad: por más de 4 años ha podido llevar a su pueblo y a todas sus mujeres información concreta sobre todo lo relacionado a las violencias basadas en género en lengua Awa-pit, por ende, su labor no es desconocida, pues fue su propia comunidad y todas sus compañeras mujeres las encargadas de postular su labor.

En palabras de Dalia: “es una ganancia poder brindarles información precisa a todas las mujeres”, dado que muchas de ellas y por la lejanía de las comunidades no saben hablar español y no pueden tener acceso a la información.

En su labor como lideresa hizo radio en lengua nativa dentro de la red de emisoras comunitarias de su territorio, brindó información a mujeres sobre sus derechos y sobre la importancia de su participación en escenarios de toma de decisiones fortaleciendo su empoderamiento. Además, ha trabajado de la mano con la Consejería de Mujer y Familia de su pueblo, lo cual ha permitido reflejar su trabajo en la comunidad y en todas las mujeres que la integran. Su voz es escuchada en todo el Resguardo.

Dalia representa a muchas mujeres jóvenes que al igual que ella han entonado el canto de la paz

“Para mí es muy importante que las mujeres participen en la toma de decisiones y más ahora por la pandemia, y por eso, gracias a mi labor, de poder traducir a lengua nativa, todas ellas pueden saber cuáles son sus derechos y que la participación de las mujeres no es algo desconocido ni malo, sino la oportunidad de poder reivindicar nuestros derechos y tener las mismas oportunidades que los hombres”, comenta Dalia.

Su tarea como gobernadora no ha sido fácil, pues le ha correspondido ejercerlo en un momento crítico: la pandemia por el COVID-19. Esto la ha obligado a tomar decisiones concretas en beneficio de su comunidad y a no desistir en su recorrido desde el Resguardo hasta la cabecera municipal para salvaguardar la vida de las personas.

El camino es largo, pero ha buscado la manera de seguir conectando a las mujeres. Su trabajo como defensora de los derechos es imparable, la mantiene esperanzada el poder seguir velando por la seguridad de las mujeres y la búsqueda de oportunidades para su pueblo, esto ha hecho que su figura sea pública, no solo al interior de su comunidad, sino con las mismas organizaciones sociales y la institucionalidad.

Gracias al trabajo que ha desarrollado con otras lideresas y defensoras de derechos humanos a través de la iniciativa ProDefensoras en el proyecto ‘Generando capacidades en las organizaciones y procesos de mujeres del departamento de Nariño para el fortalecimiento de las medidas de prevención y protección con enfoque de género y étnico’.

A través de este proyecto, desarrollado por la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento implementa en el marco de la iniciativa ProDefensoras, liderada por ONU Mujeres, la Embajada de Noruega en articulación con la Defensoría del Pueblo, Dalia ha logrado brindar, desde su liderazgo, espacios de formación para las mujeres de su pueblo, estrategia que también le ha permitido avanzar con su comunidad en planes de autoprotección para lideresas y así contribuir a la disminución de la violencia de las que son víctimas por su labor en defensa de los derechos humanos.

ProDefensoras está beneficiando a más de 3 mil lideresas colombianas. Cuenta Dalia que esta iniciativa la ha impulsado para trabajar por su pueblo: “Sueño con ver a mi pueblo feliz como antes, como las abuelas en algún momento nos contaban que era, no solo cuando no había pandemia, sino también cuando no había guerra. Siento que debo seguir defendiendo los derechos de las mujeres, esa es mi labor, la defensa de mi territorio, de nuestras prácticas ancestrales, porque somos agua que limpia y fluye, somos aire que reconforta. En nuestro Resguardo somos ProDefensoras”.

Dalia lleva con ella un mensaje para todas las mujeres jóvenes: que alcen su voz a favor de sus pueblos porque de ellas depende la paz, la libertad y la vida.

 

Parte de la serie Mujeres en espacios de poder: protagonistas del cambio transformador en favor de los derechos humanos y la igualdad de género.