Mujeres en Espacios de Poder: Activistas dedicadas a la restauración y conservación del medio ambiente. | Daniela R. Gutiérrez

Fecha: miércoles, 2 de junio de 2021

Daniela-WEB
Foto: Cortesía Yo Planto un Arbolito

En tan solo tres años, la activista boliviana Daniela R. Gutiérrez, fundadora de la organización Yo Planto un Arbolito, ha sembrado más de 10 mil árboles y creado bosquecitos urbanos a lo largo de Cochabamba.

Su liderazgo y compromiso han motivado y movilizado a cientos de familias, jóvenes y niños a realizar acciones para mejorar la calidad de vida de las personas, a través de la acción ambiental para la conservación de la Madre Tierra.

Actualmente es asesora de RSE en la Cámara de Industria, Comercio y Servicios de Cochabamba (ICAM), donde involucra a organizaciones empresariales y gubernamentales a generar acciones en clave del desarrollo sostenible, la innovación y el emprendedurismo.

 ¿Por qué defiendes el medio ambiente? 

Pertenecemos a la Madre Tierra, aunque algunos piensan que ella nos pertenece a nosotros y explotan sus recursos de forma desmedida, sin tomar conciencia de sus consecuencias a nivel ambiental, en la vida de otros seres y en la calidad de vida de nosotros mismos como seres humanos; los que estamos hoy y los que vendrán.

Es importante crear conciencia, empezado desde el “Yo” como tomador de decisiones y hacedor de acciones, asumiendo ese rol de responsabilidad hacia el cuidado, preservación y creación de ecosistemas para la conservación del medio ambiente.

Por ello defiendo al medio ambiente, porque no todos asumimos la responsabilidad y entendemos la implicancia de cada acto con el entorno. Es así como fundamos Yo Planto un arbolito, una iniciativa para ejercer un liderazgo transformacional, que hace acciones por el medio ambiente, donde cada una de las personas que forman parte de la organización asumen ese rol, crean y se conectan con la Pachamama.

¿Por qué los temas ambientales afectan particularmente a las mujeres? 

Existe una conexión importante e innegable entre las mujeres y la naturaleza. La Madre Tierra y las mujeres han sido explotadas históricamente. Actualmente esto sigue ocurriendo, la destrucción de nuestras áreas que deberían ser protegidas se acrecienta cada día al igual que los feminicidios, tanto en Bolivia como en otras partes del mundo. Esto daña nuestro sistema y repercute en el futuro que estamos construyendo.

¿Cómo ejerces el activismo en uno y otro caso? 

Con liderazgo, compromiso, compasión y amor por lo que hago. El ejemplo es nuestra mejor arma para transmitir, trascender y crear acciones concretas para la obtención de resultados que mejoren nuestro entorno.

Ejerzo el activismo siendo vocera y fiel defensora de los derechos de las mujeres y la Madre Tierra, apoyando a la generación de oportunidades en las que no se pierda de vista el enfoque de la complementariedad y consecuencia de las acciones.

Además de conectar e impulsar a que más personas puedan encontrar un camino más llano para alcanzar sus objetivos y volar más alto con principios de sororidad y compañerismo.

¿Qué conexión existe entre la preservación del medio ambiente y los derechos de las mujeres a la tierra? 

Es importante entender, comprender y asumir que tanto la Madre Tierra como las mujeres somos sujetos de derechos plenos, que debemos gozar de protección y asegurar el futuro nuestro y de las siguientes generaciones. La Madre Tierra, en ese sentido, no es un objeto con recursos sobre los cuales tengamos posesión y poder de decisión irrespetando su conservación, al igual que las mujeres no son objetos que pueden ser poseídos, sino aliadas para mejorar nuestras sociedades y nuestro entorno.

Depende de nosotros transgredir las malas prácticas que dañan nuestro futuro, ser voceras de la importancia de la complementariedad y conexión que existe entre la naturaleza y las mujeres. Preservando, cuidando y protegiendo nuestra Pachamama, podremos asegurar la vida misma. Somos y venimos de la tierra, si la cuidamos, preservamos y protegemos, aseguramos bienestar y un futuro equitativo, digno, justo y sostenible.