Día Mundial del Medio Ambiente

Fecha: martes, 1 de junio de 2021

ONU-Mujeres---Da-Mundial-Del-Medio-Ambiente-Banner-Web

El cambio climático tiene que ver, entre otros factores, con los esfuerzos por garantizar la sostenibilidad del desarrollo. Este fenómeno global tiene impactos sociales, ambientales y económicos que afectan más a las personas en situación de vulnerabilidad, y de manera particular a las mujeres y las niñas que, debido a las múltiples dimensiones e implicaciones de la desigualdad de género tienen, en general, un acceso más restringido a la propiedad de la tierra y menos control de otros recursos, así como una mayor limitación para acceder a los espacios de negociación y toma de decisiones.

Esto que implica mayores desafíos relacionados, por ejemplo, con la seguridad alimentaria de sus comunidades. Este marco de desigualdad de género limita el acceso de las mujeres a recursos productivos, financieros y naturales, y les resta capacidad de adaptación al cambio climático.

La agenda internacional ambiental propone una armonización única entre la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y los compromisos para promover la igualdad de género incluidos en los principales Acuerdos Ambientales Multilaterales.

Género y medio ambiente al centro de la agenda de desarrollo

En el marco del Foro Generación Igualdad, celebrado en marzo en México, se ha dispuesto de aquí al 2026, incentivar a los países a tomar medidas que permitan acelerar procesos en pro de la igualdad de género y enfrentar los múltiples desafíos que persisten en materia de género y medio ambiente. La acción feminista por la justicia climática propone como metas para ese año:

  • Aumentar el porcentaje de flujos financieros globales para el clima, tanto públicos como privados, destinados e invertidos en soluciones climáticas con justicia de género, en particular las que se aplican en comunidades de base y rurales, entre otras cosas a través del aumento de un 65% de la promoción del financiamiento bilateral y multilateral para el clima destinado a las cuestiones de género.
  • Aumentar la proporción de mujeres y niñas en cargos de liderazgo y adopción de decisiones en toda la gestión ambiental y los sectores relevantes para la transición hacia una economía verde inclusiva, circular y regenerativa.
  • Mejorar y aprovechar la capacidad de millones de mujeres y niñas en su total diversidad para forjar su resiliencia a los riesgos climáticos y de desastre, mitigar el cambio climático, y hacer frente a las pérdidas y los daños, entre otras cosas a través de modelos de cooperativas comunitarias y de la seguridad de los derechos a la tierra y la seguridad de la tenencia.
  • Y lograr que al menos 19 países demuestran un aumento de los casos de uso en las políticas de las estadísticas de género y medio ambiente mediante la creación de un entorno propicio y una mayor producción de estadísticas de género y medio ambiente.

Algunos de los desafíos están relacionados con el cambio de normas sociales, ya que también el sector ambiental -como la mayoría de la sociedad- se caracteriza por una cultura patriarcal que reproduce actitudes machistas y desconoce e invisibiliza el trabajo de las mujeres.

La propuesta contempla el aumento de la proporción de mujeres en cargos de liderazgo y toma de decisiones en toda la gestión ambiental y los sectores relevantes para la transición hacia una economía verde inclusiva, circular y regenerativa.

Financiamiento climático con enfoque de género

Para contar con agendas ambientales que cambien esta realidad y sean verdaderamente transformadoras, se requiere garantizar que el financiamiento climático y ambiental tome en cuenta la perspectiva de género.

Se propone aumentar los flujos financieros globales para el clima, tanto públicos como privados, destinados e invertidos en soluciones climáticas con justicia de género, en las que se aplican en comunidades de base y rurales, entre otras cosas, a través del aumento de un 65% de la promoción del financiamiento bilateral y multilateral para el clima destinado a las cuestiones de género.

Es clave contar con información relevante a los temas ambientales desagregada por sexo y edad, especificando además cuando sea posible el origen étnico racial, para incluir a las mujeres indígenas y afrodescendientes, así como su lugar de residencia, para considerar a las mujeres rurales. Hacer análisis de género permite desarrollar acciones basadas en la evidencia y adecuadas a las diferentes necesidades y preferencias de las personas y comunidades.

Es importante destacar el rol de las defensoras que trabajan en los territorios, protegiendo el ecosistema y el medio ambiente, muchas de ellas mujeres rurales, indígenas y afrodescendientes, y que arriesgan su propia vida y seguridad por conservar el planeta. Se debe fortalecer su participación e inclusión en procesos de política pública y en la gestión y administración de recursos naturales como un elemento para la paz y el desarrollo sostenible.

Con motivo del Día del Medio Ambiente, ONU Mujeres presenta una serie de entrevistas a mujeres que dedican su vida a la lucha por el medio ambiente en América Latina y el Caribe, bajo la premisa de que para hacer frente a los impactos actuales del cambio climático y construir comunidades y sociedades más resilientes, es necesario la plena y efectiva participación de las mujeres en toda su diversidad.

ES-BannerHistorias-DiaMedioAmbiente