Visibilizar el vínculo entre discapacidad, género y violencia es fundamental para abordar la violencia por razón de género que enfrentan las mujeres y niñas con discapacidad

Fecha: lunes, 20 de septiembre de 2021

Considerar la interseccionalidad entre discapacidad, género y violencia desde una perspectiva de derechos humanos para contribuir a una vida libre de violencia para todas las mujeres constituye un desafío que es necesario asumir, aún más durante la pandemia por COVID-19. Aceptar este desafío puede salvar vidas, posponerlo en nombre de otras prioridades no es ético ni beneficioso para la sociedad en su conjunto y, en especial, para las mujeres con discapacidad, que han visto cómo la crisis ha profundizado la vulneración de sus derechos y las desigualdades de las que son objeto.

En este marco, ONU Mujeres ha elaborado el documento “Aceptando el desafío - Mujeres con discapacidad: por una vida libre de violencia. Una mirada inclusiva y transversal” donde se exploran algunas lecciones aprendidas en el marco del proyecto conjunto El derecho a la igualdad y no discriminación de las personas con discapacidad, implementado en Uruguay por el período 2018 y 2020. Estas experiencias pueden orientar a otros países de América Latina y el Caribe hacia una mayor articulación entre discapacidad, género y violencia, progresando en materia de inclusión e igualdad de las mujeres y niñas con discapacidad.

Tal y como establece la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en su Art. 1 “Las personas con discapacidad incluyen a aquellas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás.”

Las crisis provocada por el COVID-19 ha tenido un impacto diferenciado en las mujeres y las niñas, agudizando las desigualdades ya existentes. Esta brecha se ha hecho aún mayor en el caso de aquellas mujeres y niñas que enfrentan formas diversas e interseccionadas de discriminación y desigualdad, como es el caso de las mujeres y niñas con discapacidad. En lo que se refiere al recrudecimiento de la violencia por razones de género contra las mujeres y las niñas, el Secretario General de las Naciones Unidas realizó un llamado urgente exhortando a que la lucha contra la VBG sea una parte vital de la respuesta de los países ante el COVID-19.

En el caso de las mujeres y niñas con discapacidad, su vulnerabilidad ante la violencia por razón de género es aún mayor. Si bien la falta de datos sistemáticos impide hacer un análisis sostenido en el tiempo, las estadísticas disponibles, así como el trabajo directo con mujeres y niñas con discapacidad y las organizaciones que las representan o trabajan con ellas, informan sobre el mayor riesgo que afronta este colectivo, junto con el agravante de que experimentan más barreras de acceso a los servicios de prevención y respuesta a la violencia. Esta vulnerabilidad disminuye o se acrecienta según el contexto socioeconómico y cultural y debe ser tenida en cuenta a la hora de formular políticas públicas encaminadas a la prevención de la violencia.

Este documento ha sido desarrollado en colaboración con el Área de Inclusión de la Discapacidad e Interseccionalidad de ONU Mujeres y en el contexto del Programa Global de apoyo a la Respuesta y la Recuperación del COVID-19 con inclusión de la discapacidad a nivel nacional, apoyado por el Fondo de Naciones Unidas para Promover los Derechos de las Personas con Discapacidad (UNPRPD).

 

Más información: