Mujeres en espacio de poder: La jueza Lisa Ramsumair-Hinds, de Trinidad y Tobago, promueve la adjudicación con perspectiva de género a nivel mundial

La jueza Lisa Ramsumair-Hinds, de Trinidad y Tobago, es una defensora de la adjudicación con perspectiva de género, sensibilizando y compartiendo sus conocimientos en todo el mundo. Habla de cómo el apoyo en casa y la tutoría de otros jueces han desempeñado un papel crucial en su éxito.

Fecha: lunes, 8 de marzo de 2021

TrinidadLISA RAMSUMAIRHINDS WEB
Desde 2015, la jueza Lisa Ramsumair-Hinds ha participado activamente en una colaboración entre ONU Mujeres y la Asociación Caribeña de Funcionarios Judiciales (CAJO) que ha establecido y alcanzado objetivos en relación con el desarrollo de la capacidad institucional y la responsabilidad judicial para erradicar la violencia de género. Foto: ONU Mujeres/Ryan Brown. 

"¿Qué me hace seguir adelante? Ver que hay tantas mujeres y niñas que todavía necesitan ayuda", dice la jueza Lisa Ramsumair-Hinds. "Soy parte de la solución desde dentro [del sistema judicial]".

La jueza Ramsumair-Hinds quería ser abogada desde que estaba en la escuela primaria. Comenzó su carrera como fiscal en Jamaica, donde dice que "se hacía mucho con muy pocos recursos". Regresó a su país natal, Trinidad y Tobago, y siguió ejerciendo la abogacía.

"Cada vez me sentía más frustrada por la cultura de los aplazamientos", dice la jueza Ramsumair-Hinds. "Se desperdiciaba tiempo, esfuerzo y recursos, a costa de las libertades, con poco énfasis en la justicia social".

En 2006, cuando su marido vio un anuncio para magistrados la animó a presentarse, diciendo: "puedes cambiar el sistema desde adentro". Ramsumair-Hinds fue juramentada como magistrada en 2007 y, tras una década en los tribunales sumarios, se convirtió en jueza en 2017.

Sigue inspirada en cambiar el sistema desde adentro y afirma: "Las mujeres y las niñas han superado a sus homólogos masculinos en todos los niveles educativos [en Trinidad y Tobago]. En la actualidad, el 66% de nuestros magistrados y el 77% de nuestros jueces del Tribunal Superior son mujeres. Sin embargo, a pesar de todos los avances en los círculos académicos y en los nombramientos judiciales, la sociedad sigue sufriendo las manifestaciones tóxicas del patriarcado".

Por ejemplo, incluso con una Ley de Violencia Doméstica progresista, Trinidad y Tobago tiene unas tasas de prevalencia de la violencia de pareja muy elevadas.

"Hasta que no exijamos el verdadero fin de la violencia de género, seguiremos aconsejando a las jóvenes que eviten "permitirse" ser víctimas de una violación, en lugar de hacer que sus agresores rindan cuentas", afirma la jueza Ramsumair-Hinds.

Preparar el camino para el liderazgo de las mujeres mediante la tutoría y el apoyo

La jueza Ramsumair-Hinds atribuye su crecimiento profesional al apoyo de su marido y a la tutoría de tres jueces regionales.

"Me he beneficiado de tener una pareja que promueve la igualdad de género", dice la jueza Ramsumair-Hinds de su esposo. "Él facilitó muchas de mis iniciativas profesionales, incluyendo mi afán por la formación continua y la abogacía, al cargar con la mayor parte de las tareas domésticas y de crianza, aunque él también trabajaba a tiempo completo".

Hablando de sus mentores, los tres jueces que actualmente forman parte del Tribunal de Justicia del Caribe, el tribunal supremo de la región, dice que son "promotores de la igualdad de acceso a la justicia". A través de ellos, la jueza Ramsumair-Hinds ingresó a las organizaciones de juezas, de las cuales pertenece a tres ahora, y han sido fundamentales para facilitar su colaboración con ONU Mujeres en el desarrollo de la capacidad institucional y la responsabilidad judicial para erradicar la violencia de género a través de la Asociación Caribeña de Funcionarios Judiciales (CAJO).

Promover la adjudicación sensible al género mediante la sensibilización y el intercambio de conocimientos

Desde el 2015, la jueza Ramsumair-Hinds ha participado activamente en una colaboración entre ONU Mujeres y la CAJO en el marco del proyecto de Reforma Judicial y Fortalecimiento Institucional del Tribunal de Justicia del Caribe (JURIST), financiado por el Gobierno de Canadá.

"Uno de los principales logros fue la elaboración de un proyecto de "Protocolo de Género para Funcionarios Judiciales", que se entregó a los presidentes de los tribunales regionales. Desde entonces, tres de las cuatro judicaturas regionales han puesto en marcha sus protocolos de género individualizados", afirma la juez Ramsumair-Hinds.

La jueza Ramsumair-Hinds también participó en un programa regional de capacitación de capacitadores de ONU Mujeres/CAJO sobre adjudicación sensible al género, y desde entonces ha facilitado sesiones sobre adjudicación sensible al género y el uso de los protocolos en Trinidad y Tobago y en otras partes del Caribe.

"De diciembre de 2020 a febrero de 2021, bajo las limitaciones del COVID-19, facilité sesiones de formación virtual sobre nuestra legislación en materia de violencia doméstica (que sufrió una importante revisión en 2020) a más de 600 asistentes, entre los que se encontraban funcionarios judiciales, personal del poder judicial (en varios niveles) y socios externos del sector de la justicia", afirma. "La concienciación es parte integral de la promoción".

"En 2018, me asocié con funcionarios judiciales y otras partes interesadas del sector de la justicia en Sudáfrica, a través del Intercambio Sur-Sur de ONU Mujeres. A eso le siguió una invitación para volver a Sudáfrica al año siguiente, durante los 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género. El intercambio de conocimientos ha sido fundamental en mi desarrollo personal como mujer juez".

En marzo de 2021, la jueza Ramsumair-Hinds comenzará a capacitar a los funcionarios judiciales de Nigeria en la adjudicación sensible al género y apoyará el desarrollo de su propio protocolo de género, otra conexión realizada por ONU Mujeres.

"Estoy orgullosa de que esta niña Hindú, de un hogar desestructurado, que creció en una casa que no contaba ni siquiera con plomería en su interior durante años y que no tenía dinero para ir a la escuela, haya llegado tan lejos y a una edad más temprana que la mayoría", dice la jueza Ramsumair-Hinds. "Cuando aplico la comprensión de la interseccionalidad a mi historia, sé que he sido afortunada. Mi esperanza es que más niñas de origen humilde puedan desarrollar su potencial".

Impulsar el liderazgo y la participación de las mujeres en el sector público

Aunque hay más mujeres que lideran en la vida pública, los avances para invertir las normas perjudiciales y alcanzar la paridad de género son demasiado lentos. Tener más mujeres en el sector público y en la administración pública aporta más perspectivas femeninas a las políticas y mejora la prestación de servicios públicos.

La representación de las mujeres en el poder judicial es fundamental para garantizar que los tribunales representen a sus ciudadanos, atiendan sus preocupaciones y dicten sentencias sólidas. A nivel mundial, alrededor del 40% de los jueces eran mujeres en 2017, un 35% más que en 2008. En América Latina, solo el 32% de los jueces del más alto tribunal o de las cortes supremas son mujeres.

La falta de mujeres en los puestos de decisión del sector público deja a los gobiernos mal equipados para responder a las crisis. La eficacia de los esfuerzos de respuesta de COVID-19, por ejemplo, requiere la representación de mujeres en toda su diversidad, así como en los procesos de toma de decisiones legislativas, políticas y presupuestarias, incluso si eso requiere la introducción de medidas especiales, como las cuotas.

La representación y la participación de las mujeres en la vida pública también pueden mejorarse a través de la divulgación en la comunidad, la tutoría, los programas de desarrollo de capacidades, el apoyo a las responsabilidades de cuidado y la exposición temprana a los espacios legislativos y de formulación de políticas.

Para más datos sobre el liderazgo de las mujeres, vea el Informe del Secretario General de las Naciones Unidas.