El efecto multiplicador del deporte para empoderar a niñas y jóvenes

Fecha: lunes, 11 de octubre de 2021

El-efecto-multiplicador-del-deporte-02-WEB
Foto: ONU Mujeres Argentina

La participación de las niñas y las jóvenes en el deporte fortalece su autonomía y tiene un efecto multiplicador para el liderazgo y autoestima, la salud, la prevención de la violencia de género y el empoderamiento económico. Sin embargo, en la transición a la adolescencia, ellas reciben menos incentivos que sus compañeros para desarrollar habilidades deportivas, gozan de menor autonomía sobre sus cuerpos y enfrentan la responsabilidad de proteger su salud sexual y reproductiva.

Con el objetivo de empoderar a niñas y adolescentes a través de la creación de espacios físicos y emocionalmente seguros para la práctica del deporte y el desarrollo de habilidades para la vida, nace “Una Victoria Lleva a la Otra” (UVLO), una iniciativa conjunta de ONU Mujeres y el Comité Olímpico Internacional, que surgió en Brasil como un legado social de los Juegos Olímpicos Río 2016 y en el caso de Argentina, de los Juegos Olímpicos de la Juventud (Buenos Aires, 2018). Con una inversión de USD 1,102,140, el Programa posiciona a las niñas y adolescentes como agentes de cambio para lograr la igualdad de género.

El-efecto-multiplicador-del-deporte-01-WEB
Foto: ONU Mujeres Argentina

“En Argentina el programa se dirige a adolescentes entre 12 y 18 años, de barrios populares de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Con recursos financieros y capacitación específica en perspectiva de género, organizaciones de la sociedad civil, grupos comunitarios, clubes de barrio locales y otras instituciones, llevan a cabo localmente la iniciativa”, afirma Lisa Solmirano, coordinadora de "Una Victoria Lleva a la Otra" en Argentina.

Para su implementación, el proyecto se desarrolla en colaboración con la organización internacional Women Win, y los socios locales, Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), Fundación SES - Sostenibilidad, Educación, Solidaridad, y el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Alzando la voz en los barrios por la igualdad en el deporte

“En su primera fase de implementación, “Una Victoria Lleva a la Otra” llegó a 1.236 adolescentes de barrios populares de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que participaron de talleres y de actividades físicas y deportivas de la mano de 128 facilitadoras y entrenadoras. Además, se fortaleció a 46 organizaciones deportivas comunitarias para implementar actividades con perspectiva de género,” agrega Solmirano.

Durante los encuentros, las adolescentes debaten y aprenden sobre autoestima, liderazgo, salud y derechos sexuales y reproductivos, violencia contra niñas y mujeres, maltrato, nociones financieras básicas, trayectoria educativa y proyecto de vida.

“La violencia de género siempre estuvo y va a estar, pero quienes están sufriéndola, deben avisar a un adulto cercano para que les ayude, que no lo dejen pasar, que no tengan miedo. Estamos para ayudarles”, comenta Catherine*, una de las participantes.

El-efecto-multiplicador-del-deporte-03-WEB
Foto: ONU Mujeres Argentina

“Aprendí sobre la menstruación, un tema que en la escuela no siempre lo dan. En el deporte aprendí que se puede ganar y perder, pero lo que importa es la actitud”, explica Carolina*.

“Me sumé al taller porque quería sociabilizar más, hacer el deporte que me gusta y divertirme. Una de mis expectativas era hacer más amigas. Me aportó conocimientos que no sabía sobre centros de salud, anticonceptivos, derechos de las mujeres, dónde acudir si sufrimos violencia, que nunca estás solas y tienes un lugar donde llamar y pedir ayuda. El deporte me ayudó a ganar confianza, a ser más compañera. Me ayudó a abrirme un poco más, conocer a mis compañeras y saber lo que les pasaba”, agrega Valeria*.

Asimismo, en julio de 2021, con el objetivo de dar voz a las adolescentes, se realizaron dos encuentros virtuales en los que Fundación SES, FEIM y grupos de jóvenes elaboraron de forma colectiva 4 spots radiales para compartir con sus familias y en sus barrios. Las participantes narraron experiencias vividas en los talleres sobre estereotipos de género, habilidades fortalecidas, el vínculo entre deporte y salud integral y derechos de las juventudes.

Rompiendo el techo de cristal: Mimí Sosa, referente de la selección de vóley

Las mujeres enfrentan numerosas barreras para acceder y permanecer en espacios deportivos. La sobrecarga de cuidados y tareas domésticas, la escasez de becas, equipamiento e instalaciones deportivas de calidad, la brecha salarial, la ausencia de referentes femeninos, los estereotipos de género, la discriminación y la baja autoestima, son algunos de los factores decisivos.

Sin embargo, existen mujeres que desafían los estereotipos de género y se convierten en una inspiración para niñas y jóvenes. Un ejemplo es Emilce “Mimí” Sosa, una histórica jugadora de Las Panteras, la selección argentina de vóley. Jugó al fútbol hasta la adolescencia, pero en ese momento no había escuelitas de fútbol femenino, lo que la condicionó a llevarse todos sus sueños al vóley.

Para tener más oportunidades, decidió probar suerte en el extranjero: tres años en Rumania, siete en Brasil y después de una década fuera del país, volvió en 2021 para sumarse a San Lorenzo. “En Argentina es difícil vivir del vóley, no es profesional como el masculino. Tuve que salir del país para ser profesional en otra liga. Este tipo de situaciones hacen que tengamos que elegir estar lejos de la familia para ser profesionales, aunque esto no fue un obstáculo para cumplir mis sueños,” afirma Sosa.

Muchas mujeres cuando llegan a ser atletas profesionales se encuentran con un techo de cristal y una brecha salarial. Sosa estudió educación financiera para ayudar a otras deportistas con su economía y finanzas.

El-efecto-multiplicador-del-deporte-04-WEB
Foto: ONU Mujeres Argentina

“En el deporte los salarios de las mujeres son inferiores a los de los varones y por eso, muchas jugadoras buscan otros empleos en sus tiempos libres. Me tuve que organizar muy bien financieramente para llegar a fin de mes y hacer inversiones que me ayudaron a crecer en el mundo laboral y financiero,” señala Sosa.

Para las mujeres y las niñas, los deportes también son una poderosa herramienta para desafiar los estereotipos de género, recuperar su autonomía, reconstruir sus vidas después del trauma, desarrollar más habilidades que se pueden transferir al entorno laboral, encontrar una red de apoyo segura y un sentido de significado y propósito, así como expresar sus talentos y pasiones profesionalmente.

Las mujeres y las niñas deben tener una participación equitativa y liderar el proceso de reconstruir mejor, de modo que sus avances no se vean afectados y hagamos realidad un mejor futuro para todas las personas, en el que las mujeres y las niñas puedan participar y trabajar en el deporte, dirigirlo y disfrutarlo en igualdad de condiciones.

--

 

*En el caso de los testimonios de niñas y adolescentes se usaron nombres de pila y pseudónimos con el objetivo de proteger su identidad y privacidad.

Nota: Estas publicaciones buscan estimular un debate propositivo en torno a los principales temas de interés para el avance de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en América Latina y el Caribe. Los conceptos expresados por las personas entrevistadas para la producción de nuestros contenidos editoriales no reflejan necesariamente la posición oficial de ONU Mujeres y agencias del Sistema de Naciones Unidas.